9.- ¡Qué corte! (¡y qué pinchazo…!)

— Pues tú dirás…

Carolina intentaba mostrarse fría y distante. Ni se podía explicar el comportamiento de Francisco, ni estaba dispuesta a dejar que se rieran de ella. Si el no haberla llamado era algo parecido a una táctica, no quería saber nada más de él. Se iría a casa, y lloraría como una tonta sobre la cama hasta quedarse dormida, pero ahí acabaría todo. Se moría de ganas de saber lo que Francisco quería contarle, pero por encima de su curiosidad estaba su dignidad.

Como la primera vez, habían quedado ese mismo día en el Café España, por la tarde, ya casi de noche. Aunque el día siguiente era laborable, no querían esperar más.

Miró a Francisco. Lo notaba nervioso, y con la mirada esquiva. Supuso que eso era buena señal, aunque no lo tuvo nada claro. ¡Había visto ya tantas cosas…! Por fin habló.
— Imagino cómo te debes de sentir…
— ¿Que imaginas…? ¿Y cómo se supone que me debo de sentir?
— Perdona, no ha sido un principio muy afortunado. Te voy a pedir que me escuches, que me dejes terminar, porque con lo embarazoso que es, si mi interrumpes puede que no…
— Bien, como quieras. Pero habla ya.

Francisco abrió la boca decidido… y la volvió a cerrar. Tomó aire mientras buscaba las palabras, y luego, por fin, lo dijo.
— El viernes, cuando nos despedimos, estaba… no sé cómo decirlo sin que suene mal. Estaba muy… excitado. Ya sabes cómo responde el cuerpo masculino ante esa situación. Me fui a dormir sin darle más importancia. Cuando me desperté seguía igual, pero eso también es normal. Empecé a preocuparme cuando pasaron varias horas y no… no menguaba.
— ¿Quieres decir…?
— Sí, pero por favor, no me interrumpas. Me muero de vergüenza.
— ¿Y qué pasó?
— Pues el sábado no pasó nada. Es decir, siguió igual, y mi preocupación aumentó considerablemente. Por la tarde empezó a molestarme, y el domingo ya podríamos considerarlo dolor.
— ¿Y no fuiste al médico?
— No hasta esta mañana. Me daba mucha vergüenza, pero ya era insostenible. Bueno, insostenible no es la palabra más adecuada, pero me entiendes.

Por fin asomó una sonrisa por sus labios, señal de que se iba relajando.
— He estado todo el fin de semana acordándome de ti, pero preferiría que hubiera sido por otros motivos.
— Yo también. Me parece increíble. ¿Pero cómo…?
— Cuando, tras muchos rodeos, se lo conté al médico, y se lo enseñé, porque se empeñó a pesar del apuro que me daba… En fin, dijo que tenía que haber ido mucho antes, y que era un caso de priapismo primario.
— ¿Priaqué?
— Priapismo. Toma su nombre de un dios griego muy bien dotado, aunque de eso me enteré después. El caso es que las causas no están nada claras. Y menos con mi edad.

No lo dijo, pero desde fuera se podía escuchar al número cuarenta y dos rebotando por el interior de su cerebro.
— El priapismo secundario puede deberse a problemas nerviosos o mecánicos, pero el primario… casi nunca se descubre. No es contagioso, ni es necesario que haya relación sexual, ni… Basta con que haya una excitación, aunque también puede ocurrir durmiendo.
— No lo había oído nunca.
— No es algo que se vaya contando por ahí. Yo no pienso decírselo a nadie más, eso lo tengo clarísimo.
— Bueno, y… ¿ya se te ha pasado?

Carolina no pudo evitar mirar justo donde no quería mirar. Estaba muy preocupada. Desde luego, como excusa era tan rebuscada que lo descartó sin pensar en ello.
— Pasado, pasado… con una ayudita.
— ¿Ayudita? ¿Qué quieres decir?
— Me han puesto una inyección en… Justo ahí. Una sustancia vasoconstrictora, que la verdad es que ha sido mano de santo, aunque la expresión, dadas las circunstancias, suene irreverente.
— ¿Y te ha dolido?
— Un poco. Estaba prácticamente insensible. Pero bueno, ya pasó lo peor. Y ahora que te lo he contado, puedo respirar tranquilo. Comprenderás que no podía llamarte ni contestarte sin saber lo que me sucedía. La vergüenza que he pasado ante las preguntas del doctor… “¿Es una pareja de riesgo?” Pero, ¿de dónde se sacan esas expresiones? Lo último que pensaría de ti es eso…

Entonces ella empezó a reírse, y él, aunque al principio no lo entendió, acabó con carcajadas mayores que las de ella. Liberaron así toda la tensión acumulada. Pero algo quedó flotando en el ambiente…

Aún tendrían que hablar más sobre eso. Iba a traer cola, nunca mejor dicho.

Safe Creative #1011150011579

Anuncios

Acerca de Alan Rulf

Alan Rulf es el pseudónimo que recoge mi faceta de escritor, para separarla de otros intereses y aficiones.
Esta entrada fue publicada en Lo que queda al despertar. y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

57 respuestas a 9.- ¡Qué corte! (¡y qué pinchazo…!)

  1. winnie0 dijo:

    jaja ¡Pobre! Buenísimo Alan….perdona que te lo diga, pero es ¿todo ficción? jaja Un beso y gracias por tenerme así de intrigada…

    • Alan Rulf dijo:

      Pues no, ni es todo ficción, ni es todo real.

      Si lo que quieres saber es si el priapismo existe, la respuesta es sí. Sugiero que lo busques en Google.

      Si lo que quieres saber es si me ha pasado a mí, la respuesta es que una señorita no pregunta esas cosas a un caballero. 😛

      Si lo dejo así vais a pensar que sí, así que diré que no.

      Saludos.

  2. gOtaSmaR dijo:

    ná.. está claro que al final todo siempre tiene alguna explicación y que las personas a vecs somos muy impacientes.. el Café España??? en Valladolid hay uno que se llama así y que invita a todo , vamos que me encanta….. en definitiva.. que tampoco tiene un mal comienzo una relación donde es evidente que la atracción sexual es más que evidente…

    como siempre genial Alan

    • Alan Rulf dijo:

      Sí, en Valladolid hay un Café España por la zona en la que me suelo mover, pero a mí no me invita a nada (en el sentido de que siempre tengo que pagar, claro 😛 )

      La próxima vez que vengas al Café España avísame y, si no nos invitan, te invito yo.

      La atracción no es sólo sexual: Han coincidido en muchas cosas.

      Saludos.

  3. lehahiah0909 dijo:

    Juasssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss ¡¡mira que podían ser cosas, motivos por los que Francisco no diera señales de vida…pero esteeeee!!!! JAMASSSS jajajjjjjjajjajj….ay que situación tan surrealista de verdad…pero como se te ha ocurrido que el pobre hombre se quedara de esta manera todo el fin de semana??? y para remate lo describe como una situación ni mas ni menos que “insostenible” jajajajjaj…mira tú si que eres increible osi…increiblemente impredecible ….
    ¡¡geniaaaaal!!

    Besitos con alas ….muchos….muakkkkkkkkkkkkk

    • Alan Rulf dijo:

      Es que era de amor y humor, y el amor estaba tomando demasiado protagonismo… Necesitaba un golpe de efecto para nivelar la balanza, pero que no desentonara y… ya ves el resultado.

      Francisco tenía que estar así todo el fin de semana para que Carolina tuviera tiempo de preocuparse y que la historia tuviera intriga y emoción y os tocara esperar una semana protestando por el “continuará” y al final os hiciera más gracia. 😆

      Me alegro de que te haya gustado.

      Saludos plantígrados.

  4. Pobre Francisco me imagino el apuro que pasó, jajajajajaja ….y pobre Carolina que seguro le volvieron todos sus colores. Buen giro osito, aplacaste hoy a la multitud 😉
    Saluditos

  5. ¡Muy bueno Alan!
    Sólo (y lo pongo con acento) a ti, se te ocurriría esa disculpa.
    Hasta el próximo capítulo… ¿Qué flotará en el ambiente?
    Un abrazo

  6. bypils dijo:

    La pena es que la “ayudita” sea una dolorosa! Inyección.
    Creo que esta parte del relato, es muy masculina. ¿Cómo se le ocurre a esta alma cándida, explicarle a Carolina su crisis de erección eterna? Y, primaria…
    He pensado ¿Cómo hubiese reaccionado yo?Creo que me hubiese reído antes de salir corriendo…
    Demasiados “detalles” para una segunda cita.
    Menos mal que los osos blancos no sufren de piaprismo. ; – )

    • JAJAJAJAJAJA tienes toda la razón bypils, también hubiese salido corriendo, una segunda cita inolvidable y bochornosa

    • Alan Rulf dijo:

      Imagino que, si no la hubiera tenido en vilo todo el fin de semana, no se lo habría llegado a contar. Pero de alguna forma tenía que explicar su silencio…

      ¿Cómo hubieras reaccionado? Es difícil saberlo, ¿no? Carolina… mejor lo dejo para otro capítulo. 😛

      ¿Demasiados detalles? Si no resultaba convincente, corría el riesgo de que ella no quisiera volver a saber nada de él…

      Que yo sepa, no hay casos documentados de priapismo úrsico. 🙄 Y espero que siga así. 😆

      Saludos.

  7. Emy Tecuento dijo:

    Jejejejeje, ¡te has coronado, Alan! Jamás hubiese imaginado que el motivo fuese ese, ¡y mira que le he dado vueltas!, jajaja
    En definitiva: un amor imposible!!! Juass, me parto!!! Si cada vez que se acercan demasiado e intercambian unos besos, ¡el pobre se pone brutito, no habrá manera de tener más citas románticas!
    Bueno, tendrán que “culminarlas”, jejeje, ¡y es de esperar que no se ponga en plan motosierra con lleno de carburante!!!

    Gracias por las risas, ¡que bien que vienen!

    • Alan Rulf dijo:

      Bueno, no todas las historias de amor van a ser iguales, ¿no? 😆

      Lo de la “culminación” es algo que he dejado y pienso seguir dejando ambiguo, y que cada uno se imagine lo que quiera, porque realmente aporta poco a la historia. Lo que importa es lo que sienten, y no lo que hacen.

      Las risas siempre vienen bien. Lo suscribo.

      Saludos flácidos. 😆

  8. Creo que esta vez volviste a causar revuelo porque coincido con varias de las chicas, JAMÁS, hubiera esperado una excusa como esa. Si me pasa algo así pienso que combulsaría de la risa y la vergüenza. Te quedó genial, definitivamente, ahora no me quiero imaginar lo que pasará porque seguro que no lo voy a acertar.

  9. Juaaaaaajajajajajjaja Excelente!!!! Jajjajajajja
    Lo que menos hubiera imaginado!!! Jajjaa. Un tremendo sacudonazo de humor maestro! Genial… Besos engualichadoosss

  10. aslaram dijo:

    Buenos dias. Muy buen sentido del humor este relato, ficcion o realidad, pero esta muy bien… con lo de Francisco y Carolina…pues menudos los colores de ella, y el apuro de el.
    Buen fin de semana.
    Saludos

  11. gaviotasinamor dijo:

    Eres un gran humorista Alan, me he reido agusto gracias viene bien
    Nos vemos pronto
    Carmen

  12. Ana Azul dijo:

    Pues sí, que corte, aunque ella en el fondo se sentiría halagada. Algo así no pasa todos los días.
    Habría que haberle visto al pobre todo el fin de semana con la bandera alzada. Ja,ja,ja,
    Besos azules
    Ana

  13. Susana dijo:

    Pobrecito… Pues vaya manera incómoda de empezar una relación.

    • Alan Rulf dijo:

      Te voy a contar un secreto: Tengo un amigo al que le pasó, hace muchos años. Por eso conozco el priapismo. Ignoro los detalles, pero sí recuerdo que, aunque en el momento lo pasó mal, cuando nos lo contó poco después no podía parar de reír. Y nosotros tampoco, claro, cuando superamos el desconcierto.

      Saludos.

  14. XDXD menudo bochorno al que le pase eso

  15. LULU dijo:

    Reconozco que, aunque no había comentado nada, la historia de Carolina y Francisco me tiene enganchada, y la voy siguiendo aquí desde la retaguardia, sin asomarme. Pero esto del priapismo, me ha encantado, porque para empezar la palabrita ya se las trae, he tenido que mirar varias veces a ver como coño se escribía para no hacerlo mal. Y segundo, me gusta mogollón que me ilustren con palabras que desconozco para luego hacerme la chulita delante de la gente haciendo ver que controlo un huevo del tema. Y además, me he reido un rato imaginando la cara del pobre Francisco contandole a Carolina su “problemilla”, y esto de que me hagan reir desde por la mañana, es muy de agradecer. Gracias Alan

    • Alan Rulf dijo:

      Y yo te agradezco que te hayas animado a comentar. Así es mucho más divertido, y estamos aquí para pasarlo bien, así que… 😆

      Si te gusta fardar, aparte de buscar “priapismo” en Google (que tal vez ya lo hayas hecho) puedes buscar también “Príapo”, el dios griego de quien toma el nombre. Tus amigos, además de reírse, se preguntarán de dónde sacas esas cosas…

      Culturilla que tiene uno… 😛 (¿Quién dijo que la cultura fuera aburrida? Hay de todo…)

      Saludos, y sonrisas matinales.

  16. Pero bueno….jajajjajajajajajjajajaja!!!! yo me parto contigo osito…qué buenísima esta entrada 🙂 Pobrecito Francisco..lo mal que lo tuvo que pasar con esa cosa tan “insostenible” juassssssssssssssssssssss! espero que no lloviera ese finde, porque segurito que se podía colgar el paraguas jajajaj 😳 vaya situación tan embarazosa, me gustaría haberle visto la carita a Carolina, aunque sorprendida, se quitaría un gran alibio al saber que dentro de lo malo, bueno…no era tan malo…¿o si? jjjejeje…Yo, particularmente…me pongo en su stuación..y…si me contasen algo así, no sé si podría aguantarme la carcajada :).
    Me ha encantado Alan…es una de las mejores que he leido 😉 deberían haber más entradas como ésta, donde además de “mucho amor”, ( juass!) hay humor…
    Aprovecho para desearte un feliz finde….bueno, y a Francisco también juju…

    • Alan Rulf dijo:

      Bueno, no es fácil encontrar cosas así de… sorprendentes y divertidas, y preparar el clima para que tengan el efecto deseado…

      Y ahora lo malo es seguir. Siempre que creas expectación y luego la satisfaces, ¿cómo seguir sin aflojar? La respuesta, el jueves que viene. 😛

      Saludos.

  17. Humm… toda la semana en ascuas por esto… 🙂
    No se me hubiera ocurrido pensar en ello ni por todo el oro de Moscú. Desde luego que imaginación no te falta y el toque mágico a tus relatos tampoco.
    A ver con que nos soprendes la próxima semana 🙂

  18. onlyanurse dijo:

    Joer, Alan, si me dices que estaba con antidepresivos (como muchos singles post-separación) y se le ocurrió la feliz idea de tomarse una pastillita azul (¿quizá emulando a Neo en Matrix?), pero así na más todo el finde con la tienda de campaña puesta… buf, ¡qué dolor! (para que veas que también puedo hacer comentarios sin ser picajosa y usar tecnicismos 😉 )

    ¿Qué comieron en el café ese? ¿Sopa de ajo? Lo voy a recomendar fehacientemente a mis amigos singles de Pucela (y alrededores) Jajaja. Los hombres de mediana edad más bien ya tienen “demasiada vasoconstricción”, me encanta (soy mujer) que Francisco tenga un “espíritu joven” jajaja. Un abrazo.

    • Alan Rulf dijo:

      Pues parece ser que Francisco se conserva sorprendentemente joven. A la vista está. 😆

      Desde luego, no tomó ninguna pastillita, ni azul ni de ningún otro color. Y tampoco está con antidepresivos. Al revés, está felizmente separado.

      En realidad esto no ocurrió tras su primera cita (la del Café España), sino tras la segunda (el sitio de las velitas, que no he dicho dónde es…). Pero allí no tomaron nada extraño.

      Es raro, ¿verdad? así, sin antecedentes… 😛

      Saludos.

  19. zambullida dijo:

    ¡Vaya situación, Dios santo, vaya situación!

    Se te ocurren unas cosas…

  20. Stella. dijo:

    Ví a Alan Rulf, en varios comentarios de otros Blog que sigo. Y click…Me encuentro con una desopilante narración, que por lo visto no comenzó en éste relato.
    Creo que lo que le pasó a Francisco podría ser una bendición no un dolor…depende de la edad , muchos señores quisieran ser Priamos, por un fin de semana….Y vamos a ser francas, a muchas señoras les gustaría adoptarlos. Sobre todo por lo genuino.
    Descacharrante historia.

    • Alan Rulf dijo:

      Bienvenida, Stella.

      El priapismo suele causar dolor, y, si no se trata, puede producir impotencia. Para un rato (todo lo largo que quieras) es divertido para ambas partes, pero más allá de eso es una molestia.

      No confundir Príamo (el Rey de Troya durante la guerra de Troya) con Príapo (un dios menor griego de la fertilidad). Sólo por información, por si vas a Pasapalabra. 🙄

      Me alegro de que te haya divertido. Anímate a leer el principio de la historia (“Lo que queda al despertar”).

      Saludos.

  21. mensnudum dijo:

    ¡Qué tremendo Alan! ¿Eso sucede de verdad?
    Yo tengo el pensamiento sobre muchos hombres que, como se dice popularmente, “se la pelan más que un mono” y por eso este incidente me parece de lo más divertido y extraño.

    Soy muy malpensada, lo sé y por más que lo intento, no puedo evitarlo…

    Un risueño saludo 🙂

    • Alan Rulf dijo:

      Pues eso dicen, pero no creo que tenga nada que ver con las “peladuras”. Si me apuras, puede que incluso sea al contrario. Pero no lo sé (yo sólo conocí un caso hace muchos años, pero ni siquiera estoy seguro de que fuera exactamente esto lo que le ocurrió, y sé lo que he leído en Internet para preparar este capítulo).

      Saludos (risueños, concedido). 😀

  22. jajajaajjaa pero Alan, jamás me hubiese imaginado que ibas a salir con una de éstas…. priapismo???? no sabía ni que existía eso… a mí un hombre me dice eso en la segunda cita y no sé yo si me río para relajarme, o me río por nervios antes de salir corriendo pensando que es un psicópata perdido
    Qué buen giro a tu historia, saludos chico

  23. Una dijo:

    Era lo ultimo que una se puede imaginar jajajaja… si es que a veces nos comemos el coco demasiado y todo es mas sencillo de lo que parece, aunque el nombre ese no sea tan sencillo priapismo no lo había oído jamas.
    Que tengas un buen día.

    • Alan Rulf dijo:

      También es lo último que UNO se puede imaginar. Y cuando te pasa, te tienes que quedar con una cara… 😛

      Aunque sencillo, sencillo… Si lo cuentas, muchos no lo creerán, seguro.

      Saludos.

  24. Kathy dijo:

    Que decir…me has dejado ¡plop!…nunca se me hubiera ocurrido que era el pria…pria…deja ver..priapismo, la falta de ausentismo de Francisco y no niego que me a causado un poco de risitas al leer, me lo imaginaba y todo, un poco goloso el muchacho..jejeje. Un abrazo osito.

  25. flori dijo:

    Vaya, me acabo de enterar que existe el priapismo. Además es muy valiente Francisco al contar su problema porque se arriesgaba a que ella saliera corriendo!, al menos ella lo tomo de manera divertida 😉

    • Alan Rulf dijo:

      Alguna explicación tenía que dar a su comportamiento, y decidió que era mejor ser sincero. ¿Qué otra cosa podía haber dicho? Inventar algo más o menos creíble. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, dice el refrán.

      Muchas os habéis planteado cómo reaccionaríais en la piel de Carolina. Esta noche seguiremos con esa reflexión, y veremos vuestros comentarios… 😆

      Saludos.

Los comentarios están cerrados.