3.- Ni hablar de quedar.

Si algo tenía claro Carolina es que no pensaba aceptar esa cita. Y así se lo hizo saber.

«La idea de quedar me parece demasiado prematura. No nos conocemos de nada, y antes de un paso así me gustaría saber algo más de ti. No sé, cosas como a qué te dedicas o qué aficiones tienes. ¿No te parece?»

En cuanto pulsó el botón de enviar se arrepintió de haberlo hecho. Decía “un paso así” como si le diera mucha importancia, y realmente sólo estaba planteado como tomar un café. Además, esa manera de preguntar su empleo y aficiones le parecía bastante torpe, porque él podía mentirle, y ella no tendría forma de saberlo, y después de recibir esa respuesta ya no le quedaría ninguna excusa para evitar quedar. No podría retrasarlo con más preguntas, y se vería obligada a aceptar, con el mismo riesgo de antes, o intentar algo del tipo “me ha surgido un imprevisto” que sólo serviría para aplazar el encuentro, pero nada más.

Además, al inquirir sobre su profesión y aficiones acababa de entrar en un terreno muy personal, lo que podía tomarse como un interés en algo más que en tomar un café. Y lo último que pretendía Carolina era que pareciera que estaba desesperada por quedar con alguien. Porque no lo estaba.

Eso le llevó a pensar cuál fue su última cita. Su rostro se puso serio al recordarlo, pues hacía veintidós años y en ella conoció a su ex. Lo que tuvo tras divorciarse no podía considerarlo citas.

Decidió mandar otro mensaje.

«No quiero que pienses que soy una tiquismiquis, ni que realmente sea importante tu profesión o tus gustos para que acepte la cita. Pero entiéndeme, como tú mismo dijiste, hay mucho psicópata suelto por el mundo. Además, no pensarás que quedo con el primero que me lo pide. Seguro que lo comprendes.»

Envió el mensaje tras releerlo y comprobar que no tenía ninguna falta de ortografía. Un error así no se lo perdonaría, pondría su imagen en un lugar muy distinto del que deseaba. Entonces se dio cuenta de lo absurdo de su último mensaje, y decidió arreglarlo.

«En mi anterior mensaje no quería decir que piense que eres un psicópata, ni que no me importe a qué te dedicas. No creo que seas un asesino ni nada parecido, no soy tan susceptible. Y claro que quiero saber cosas sobre ti; a lo que me refería es a que no son decisivas para que acepte tomar ese café contigo. No pienses que soy una mujer cargada de prejuicios, clasista, o interesada. Tampoco me creo superior a todo el mundo (por si lo pensaste al leer que no quedo con el primero que me lo pide). No quiero que pienses eso de mí, porque estaría fuera de ligar.»

Cada vez más nerviosa, envió el mensaje. Se percató de que no lo había revisado previamente, y al volver a leerlo su mirada se posó, espantada, en la última palabra, ¿”ligar”? ¡NO! Ella quería poner “lugar”. ¿¡Cómo podía haber cometido ese error!? Esas dos letras estaban juntas en el teclado. Ahora Francisco pensaría que le había traicionado el subconsciente, que lo que ella pretendía era “ligar”, y que… Sus nervios aumentaron considerablemente. ¿Qué podía hacer? Aquello se le estaba yendo de las manos. Intentó calmarse, y releyó el mensaje. Releyó todos sus mensajes. Le pareció que no tenían sentido. Decía que no quería quedar, pero no daba una razón clara. Imaginó la imagen que Francisco estaría formándose de ella, y no le gustó nada. Decidió arreglarlo con otro mensaje, algo mucho más pensado y lógico, algo que le devolviera el control de la situación, y arreglara las meteduras de pata de sus anteriores mensajes.

Empezó a escribirlo, y le pareció absurdo. Sabía lo que quería decir, pero al verlo escrito no le parecía adecuado. Borró el texto y comenzó de nuevo. Borró el texto y comenzó de nuevo. Borró el texto y comenzó de nuevo. Borró el texto.

Entonces recibió un mensaje de Francisco.

«Perdóname, pero he tenido un problema con el correo electrónico. Se saturó, y he perdido todos los mensajes. No he podido ver tu respuesta. Me puedes escribir a esta otra cuenta. Lamento las molestias.»

Carolina vio el cielo abierto.

«Acepto. El domingo, en el Café España, a las 20:00.»

Al momento llegó una respuesta.

«Así me gusta, decidida y de pocas palabras. Te dejo mi número de teléfono, por si no nos localizáramos. Hasta el domingo.»

Safe Creative #1011150011579

Anuncios

Acerca de Alan Rulf

Alan Rulf es el pseudónimo que recoge mi faceta de escritor, para separarla de otros intereses y aficiones.
Esta entrada fue publicada en Lo que queda al despertar. y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

66 respuestas a 3.- Ni hablar de quedar.

  1. bypils dijo:

    Es como estar viendo una de esas pelis románticas que tanto me gustan…
    Nada es como en la vida real…Así que me parece fantástico que acuda a la cita.
    Abrazos!

    N. B : Espero que Francisco sea guapo. Fabrícalo tipo George Clooney, por favor.

    • Alan Rulf dijo:

      Tú sabes que una historia es una historia. Pero sí hay cosas como en la vida real. Y en la vida real hay cosas de novela. Eso lo hace todo más divertido.

      Saludos.

      N.A.: ¡Francisco Clooney! ¡Oído cocina!

  2. Parecía que Carolina deshojaba una margarita… que no, que si, que no, que si… 🙂
    Por fin acepta la cita a ciegas, a ver si les quedan ganas de volver a repetir. 🙂

  3. lehahiah0909 dijo:

    Jajjjajjjjajaja…Alan dime que lo de la saturación del correo de Francisco fue una estrategia por su parte…que la vio tan hecha un lío que la echo un cable…y que Carolina en el fondo decía no pero estaba deseando decir siiiiii y tanto mensajito sin revisar la delató jajajajjjajaj….
    Genial Francisco…me parece casi casi tan ocurrente como tú…no quiero ni pensar el dilema de Carolina para escoger el modelito para la cita ajjajajj pobrecita miaaaaaa…..

    Buenas noches osito….de verdad que siempre me sorprendes….y eso me gusta siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii jajajjajj…muakkkkkkkkkkkkkkkk

    • Alan Rulf dijo:

      ¿Que te sorprendo? ¡Pero si vas dos pasos por delante de la historia! Me acabas de contar los próximos capítulos… 😛

      Saludos, angelito. 😀

  4. Estaba sufriendo por Carolina, porque en realidad esas cosas pasan, cuanto más quieres esmerarte más lo estropeas.
    Si es cierto que el correo estaba saturado… genial, Carolina decidió lo que tenía que haber decidido, desde el principio.
    Un abrazo

    • Alan Rulf dijo:

      Yo le he dicho de tu parte que debería quedar, pero es que esa mujer se come mucho el coco…

      ¿Y si no es cierto que el correo estaba saturado? 🙂

      Saludos.

  5. Una dijo:

    Jajajaja… que gracia me ha hecho parece tan real. Que lastima… que sufrimiento debió pasar la pobre Carolina, pero Francisco se comporto como un señor estupendo.
    Me ha gustado si señor, incluso parece tener tintes verídicos, ¿verdad?
    Alan Buenas noches.

    • Alan Rulf dijo:

      Intento que parezca real, y que sea gracioso. Lo de los tintes verídicos… es difícil saber hasta qué punto. Todos hemos ido a alguna cita, todos hemos metido la pata. Todos hemos tenido buena y mala suerte alguna vez. Todos nos hemos enamorado, todos nos hemos reído y hemos hecho reír…

      Saludos.

  6. winnie0 dijo:

    Desde luego los líos mentales que nos hacemos a veces…y luego es el azar quien nos salva. Me ha encantado papa OSO…sobre todo porque sin duda ¡es como la vida misma! Un besote grandote

    • Alan Rulf dijo:

      ¿Papá OSO? Eso es nuevo… 😀

      Cuanto más intentamos controlar, más nos gobierna el azar… Parece que quisiera que supiéramos quién manda aquí. 😛

      Saludos grandotes.

  7. aslaram dijo:

    Buenos dias.
    Jejejeje, me ha hecho gracia este relato, tan real como la misma vida, si, señor
    Pasa un buen fin de semana.
    Saludos

  8. pobre mujer, tenía un lío tremendo!

    • Alan Rulf dijo:

      Pues sí, pero cree que no, que su coraza la protege de sufrir… y no sabe lo cerca que está de quedarse indefensa ante los dolores del corazón…

      Saludos.

  9. Raquel dijo:

    Describe perfectamente la inmediatez de internet. Ella va enviando en los mensajes el curso de sus pensamientos (a lo loco), los errores la van poniendo más nerviosa y comete más, hasta que llega a la conclusión de que por mail todo puede ser mal interpretado y que la única manera de que la conozca como es es quedando. Al leerlo pensé que había sido el azar el que hizo que Francisco no pudiera ver los mensajes, pero me gusta más la opción que apuntan en algún comentario, que él la salvara del desastre.
    Abrazos suaves.

    • Alan Rulf dijo:

      ¿Quién sabe qué versión será la correcta? Dudo de que Francisco nos lo quiera desvelar algún día. Me da la impresión de que es todo un caballero…

      Saludos.

  10. veritasetprobitas dijo:

    Desde luego, los mensajes son los killers de muchos encuentros. Pero no sólo en una cita (aunque Carolina no lo viese así), sino en general.
    Pienso igual que Mercedes, Carolina decidió lo que tenía que haber contestado desde el principio.

    • veritasetprobitas dijo:

      Además, pienso que la paranoia que cogió, fue porque en realidad, Francisco le gustaba. No nos ponemos tan nerviosos en un encuentro casual, si no hay algo más…

      • Alan Rulf dijo:

        Aún no conoce a Francisco. Le gusta lo que escribe, y por eso mandó ese comentario. En realidad se puso nerviosa porque le atraía la idea de quedar, porque esa coraza que se puso para no sufrir se está resquebrajando, y aún no se ha dado cuenta.

        Saludos.

  11. niphredil1 dijo:

    Jajaj ¡Pobre Carolina! Tan preocupada y al final arriesga. Me recuerda a este proverbio oriental: Si no entras en la madriguera del tigre, no puedes coger sus cachorros.

    Muchas gracias por brindarnos este texto tan curioso y estas emociones que, sin duda, más de uno habra sentido en algún momento de su vida.

    Saludos!

    • Alan Rulf dijo:

      Más que arriesgar, le pareció mucho más fácil que volver a intentar negarse. Dijo que sí, y aquí no ha pasado nada…

      Casi todos hemos sentido cosas parecidas. Me alegro de que te haya gustado. 🙂

      Saludos.

  12. micromios dijo:

    Cada loco con su tema e internet en casa de todos.
    Y yo que me quejo de que se me borran los mensajes.
    Salut

  13. zambullida dijo:

    ¡Qué suerte la suya! En estas cosas, lo mejor es no darles demasiadas vueltas y lanzarse; no hay nada que perder.

  14. flori dijo:

    Cuantos nervios de Carolina, que sí, que no… ya me tenia nerviosa a mi también. Menos mal que se decidió con un mensaje bien conciso.

    Un saludo,

  15. Jajajajaj…pues creo que lo iba arreglando la mujer! 🙂
    ¿Sabes qué pienso? pues que …ella realmente quería quedar a ese café desde el principio, pero no quería dar la impresión de una mujer desesperada, y formó todo ese follón, porque ni ella misma se aclaraba ni sabía lo que quería…Suerte que se saturó el correo, vamos…me estoy imaginando su cara jajaj…(yo también vería el cielo abierto eh?) 🙂
    Suele pasar, cuando intentar decir algo y ves que a lo mejor no lo interpretan de la misma forma que tú lo quieres decir..y rectificas…pues ya te empiezas a poner nerviosa y catapúm! al final la terminas “cagando” jajaja!
    Bueno, por fin…aceptó ese café…ya me estoy frotando las manitas, a ver qué pasará?
    Un besito dorado para tí osito…
    Es la hora del café….te dejo uno 😉
    Voy a buscar unos cubitos de hielo…

  16. susana dijo:

    Qué bueno. Por una vez la conexión de internet le hizo un favor.

  17. Brisa dijo:

    Jejejeje, es que la estoy viendo, eh???
    Y me alivia pensar que no soy la única que hace muecas delante del pc, jejeje.
    Y tu?
    No, no…. no te estoy preguntando si te vienes el domingo al Café España a las 20:00, no!!!
    Para que no me pase lo mismo que a Carolina y se puedan malinterpretar mis palabras, repetiré la pregunta… 😀
    Y tu?? haces muecas mientras miras la pantalla del pc??
    Después de ver el vídeo, me respondes, vale??? 😀

    Que tengas muuuuy buen finde, ursus marítimus 😉

  18. Alan Rulf dijo:

    Yo hago muecas de reírme mucho con los comentarios que me ponéis… 😀

  19. ______________$$$
    ______$$$$$__$$$$$$
    _____$$$$$$$$$_$$$$$
    ____$$$$$$$$$$$$_$$$$
    ____$$$$$$$$$$$$$$_$$$
    ____$$$$$$$$$$$$$$$_$$$
    ____$$$$$$$$****$$$$ ‘$$$
    ____$$$$$$$$$*****$$$ $$$
    _____$$$$***$$*****$$$’$$$_• •
    _____$$$$$****$$****$$$’$$__\ \
    __$$$_$$***$$***$$***$$$$$__| |
    _$$$$$_$$****$$***$***$$$$__| |
    $$$$$$$$*$$****$$**$**$$$$_ / /
    $$$****$$$*$$****$**$*$$$$(¯•)
    $$$******$$$*$$***$*$*$$$¶¶¶
    $$$*******$$$*$$**$$$$$¶¶¶^
    _$$$$*******$$$$$$$$$¶¶¶^
    ___$$$$$$$$$$$$$$¶¶¶¶^
    ______$$$$$$$¶¶¶¶^
    _________$¶¶¶^
    ______¶¶¶^
    _____¶¶
    _____¶ Besitos dorados para tí! Feliz finde!

  20. Emy Tecuento dijo:

    Uff, llegando después de tantos comentarios, mejor te dejo el mío sin leer los anteriores, ¡o no encontraré nada con qué ser original!
    Jejejejjejeje, déjame que me tronche un rato contigo, ¡porque es tal y como estoy ahora mismo!!!

  21. Emy Tecuento dijo:

    Bueno, que tampoco soy una engreída, ¡no vayas a pensar eso, eh, Alan! Solo que los comentarios repetidos siempre me dan la impresión de que la persona ni se ha leído la entrada… ya sabes…
    ¿O no?

    • Emy Tecuento dijo:

      ¡¡¡Que tampoco es que desprecie los comentarios repetidos!!! Ni se te ocurra pensar eso de mí 🙄 tendrías una impresión de mí que no quiero que tengas…

  22. Emy Tecuento dijo:

    Bueno, en definitiva, como eres un oso muy listo, no hace falta que siga con el jueguecito, jejejeje

    • Emy Tecuento dijo:

      Solo una cosita más, por si no me he expresado bien: he dicho “listo” con una sola s, porque cuando quiero decir que alguien va de listillo, le pongo 2.

      Dos eses.

      ¡¡¡Pero lo digo siempre desde la guasa y el cariño!!!

  23. Emy Tecuento dijo:

    Jopetas, Alan, jejejeje, ¡que si me he pasado con los comentarios, sé tan generoso como el prota de tu historia, y me borras tú mismo unos cuantos! 😉

  24. Emy Tecuento dijo:

    Es que quiero que sepas que soy una persona muy educada, y las cositas, las pido con la palabra mágica

  25. Kathy dijo:

    Qué bién!! me alegra que el correo se halla saturado, así tienen la oportunidad de conocerse.
    Buen fin de semana, abrazos, me han gustado tus historias.

  26. lehahiah0909 dijo:

    Yo no se si esto que hago….esta bien o mal…pero cansado es un rato….tu casita es la numero…yo que se…la numero diez? doce?? da igual…vengo cargada y es que a estas horas ya me pesa una barbaridad…me duelen las alitas de volar y he decidido dejartelo aqui toda la noche…asi con cuidadito no se despierte…porque sino te vas a enterar osito jjejjejje…uyyy no me mires asi y chssss habla mas bajo….¿¿¿¿ehhh?? mira no te entiendo nada….me voy ya..pero tu has visto que carita tiene?? jjjejjej que majo eres…ya me voy mas ligerita a dormir…que descanses…muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

    • Alan Rulf dijo:

      Aquí hay un error. Ese niño no es mío… Es un niño muy bonito, y te lo cuido, si quieres, pero yo no tengo nada que ver… 😛

      Espero que hayas descansado y te lo puedas llevar a donde corresponda… 😀

      Saludos.

  27. I knew it!!! Vamos Carolina!!! Y qué caballero Francisco…, qué sutil, qué picarón… “Perdóname, pero he tenido un problema con el correo electrónico. Se saturó, y he perdido todos los mensajes”…jajajja …. Genial….
    Por ahí piden a George Clonney. Firmo el petitorio!!!!…
    Y Carolina…ahh…, me la imagino esconder una belleza que sólo relucirá con el pasar de los capítulos
    Saludos con burbujas!

  28. Elena dijo:

    H0la. Alan. Parece que tienes mucha experiencia con las cibercitas, eh? Estaria bien que nos contaras cual ha sido la mejor (y tambien la peor), aunque quiza alguna de tus admiradoras podria contarlas, verdad? 🙂

    Un saludo.

    • Alan Rulf dijo:

      Depende de lo que consideres “mucha” experiencia. Dejémoslo en “alguna”. He tenido resultados de lo más dispar, aunque en general han sido positivos. He conocido personas interesantes, en ocasiones han sido parejas con las que aún conservo relación e incluso amistad.

      Pero imagino que lo que te interesan son las citas citas, las de quedar con una única persona del otro sexo. No estaría bien que expusiera en público los detalles, pero, si te interesan, podemos quedar y te los cuento. 😛

      Saludos.

  29. jajajj qué risa, reproduces exactamente cómo nos comemos la cabeza algunas mujeres (me incluyo) y después no sabemos cómo salir de semejante embrollo!
    Está muy bueno, me voy enganchando…. yo voto por noche tórrida en la primera cita 🙂

    • Alan Rulf dijo:

      No sólo las mujeres, no te pienses… 🙄

      ¿En la primera cita? ¡Tú lo que quieres es que se termine pronto la historia! Dichosas prisas… Un poco de paciencia, que luego sale todo mucho mejor… 😀

      Saludos.

  30. Lo dicho Fran además de guapo es un caballero, me encanto ese detalle del mail saturado. Muy bien, inteligente.
    Saluditos 🙂

  31. 😛 ¡Eh! jajajaja deje volar mi imaginación 😉

  32. Low dijo:

    Mmmm ps yo no he vivido 22 años con alguien, de hecho no he vivido en una relación marital, soy joven a un jajaja y me ha pasado lo que a Carolina, es la primera vez que leo un relato tuyo y me enganché desde la tercer palabra, haga de cuenta que ha escrito un pedasito de mis dias, tambien he dicho eso de lo de psicopatas jajaja ^_^ que pena, escribo y borro una y otra vez, y cuando al final de revisarlo lo envio, resulta que le llegaron puros numero y signos jajaja, ya comprobé que es verdad, no una estrategia de él.
    Me gusto mucho su forma de transmitir el sentimiento de sus personajes ^_^ buena noche!

  33. Pamela Bruno dijo:

    Acabo de empezar a leer “Lo que queda al despertar” y en la tercera entrega ya estoy totalmente enganchada. Me encantó y me siento totalmente identificada con Carolina en la situación de no poder expresarte y terminar diciendo incoherencias. Felicitaciones!

    http://decartasybesos.blogspot.com/

    • Alan Rulf dijo:

      ¡Hola, Pamela! Bienvenida al blog.

      Muchas gracias por las felicitaciones. Me alegro de que te esté gustando. Espero que disfrutes con el resto.

      Saludos. 🙂

Los comentarios están cerrados.