36.- Lectura de pensamiento.

El camarero dejó la palabra “propina” suspendida, resonando en el aire, y luego prosiguió.
— …aunque sabía que no me la pensaba dar.
— ¿Cómo que lo sabía? ¿Es que tengo aspecto de no dar propinas?
— No, no es eso. Es que yo… Bueno, será mejor que lo olvide.
— ¿Cómo que lo olvide? ¿Qué ha querido decir?
— Verá, puedo… saber lo que los demás piensan.
— Eso no hay quien se lo crea.
— Sabía que iba a decir eso.
— Está bien. Si de verdad puede leer mis pensamientos, ¿qué estoy pensando ahora mismo?
— Está pensando que es imposible que pueda saber lo que está pensando.
— No. Fallaste. Estaba pensando en la marca de mis zapatos.
— No. Estaba intentando pensar en la marca de sus zapatos, pero en realidad estaba pensando lo que le he dicho.
— Pues… creo que tiene razón, pero no me deja convencida.
— Tampoco lo pretendo.
— ¿No es usted un poco desvergonzado?
— ¿Y usted un poco tacaña?
— Hagamos un trato, si me convence de que puede leer mis pensamientos, le daré una propina generosa. ¿Acepta?
— De acuerdo.
— ¿Cómo lo hacemos?
— Es fácil. Tenga esta moneda, tómela en su mano derecha, y lleve sus manos a la espalda. Después decida si quiere dejarla en esa mano, o pasarla a la otra. Yo le diré en qué mano está.
— De acuerdo… ¿dónde la tengo?
— En su mano derecha, no la ha cambiado.
— ¿Cómo lo ha sabido?
— Muy sencillo, ha pensado que lo normal sería cambiarla, y que sería más fácil confundirme si no la cambiaba de mano. Por eso la dejó donde estaba.
— ¿Y ahora?
— Ahora la ha dejado en el bolsillo del pantalón.
— ¿Pero cómo…?
— De nuevo ha querido sorprenderme haciendo algo inesperado. No podía estar segura de cuál de las dos manos elegiría, y ha querido hacer algo que rompiera las normas del juego pero que la convenciera de que soy capaz de leer su pensamiento.

Lo cierto es que nos dejó a todos sin saber qué decir. Se había ganado una cuantiosa propina, y vio cómo nos marchábamos, mientras llegaba otro camarero para ayudarle a recoger. Pude oír el inicio de su conversación.
— ¡Qué bueno! Se van convencidos de que puedes leer sus pensamientos…
— Sabía que ibas a decir eso.

Safe Creative #1011150011579

Anuncios

Acerca de Alan Rulf

Alan Rulf es el pseudónimo que recoge mi faceta de escritor, para separarla de otros intereses y aficiones.
Esta entrada fue publicada en Mitos revisados. y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

51 respuestas a 36.- Lectura de pensamiento.

  1. La verdad Alan…, tienes una ocurrencia tras otra. Este camarero me ha dejado, confundida o convencida, no se muy bien a que carta quedarme, pero el resultado ha sido perfecto.
    Un abrazo

  2. Se me olvidaba comentarte que, las letras que salen tras la avioneta, quedan estupendamente.

  3. gaviotasinamor dijo:

    Bueno si es una manera de adivinar, es como leer entre líneas…muy buena ocurrencia osito.
    Quie tengas una feliz semana!
    Un beso proque sino no seria yo.

  4. ya quisiera yo poder hacer eso XD

  5. aslaram dijo:

    ¡Quien pudiera ser asi. El camarero me ha dejado patidifusa. segun tu.. “la venganza del camarero”. pues a ver ser que si.
    Pasa una feliz semana
    Saludos

  6. Vane dijo:

    Que bueno! desde luego que imaginación sí que tenía el camarero!
    Besines

  7. flori dijo:

    Un mesero que supo ganarse su propina. Inteligencia o telepatía, logro convencer a la supuestamente “generosa” Madrina… 😉
    Un abrazo.

  8. winnie0 dijo:

    Yo sabía que tú sabías que yo pensaba comentarte…….bss

  9. lehahiah0909 dijo:

    Ayyyy que majo el camarero…y que pasada..oye dime en que cafetería esta…yo quiero ir a verlo y cuando me pregunte…que quieres tomar?? yo le miro y le digo..hace falta decirlo? jjjejjej…si lo sabe doble propina y cara de panolis para que pueda reirse un buen rato jijijij

    y para ti..muchos besitos de lunes…con alas…blancas y azules…muakkkkkk

    • Alan Rulf dijo:

      Vaya, vaya… ¿eres de los que piensan que la mejor defensa es un buen ataque?

      ¿Y qué cara vas a poner si en vez de preguntar lo que quieres te lo da directamente? 😛

      Saludos de lunes…

  10. Emy Tecuento dijo:

    ¡Ha sido una excelente jugada, la del camarero! Pero a mí, Alan, no me gustaría ni que pudiesen leer mis pensamientos… ni poder leer los de los demás, ya sabes… para que todos podamos seguir llevándonos bien.
    No creo que haga falta ser siempre tan sinceros, y poder leer los pensamientos vendría siendo algo como “oír” cosas que sabemos reprimir porque somos bien educados 😉

    Siempre me resulta muy entretenido y agradable leerte… ¿sabes que es por eso que lo hago, no? 😛

    Y como todos los lunes… me despido deseándote ¡una semana muy feliz!

    • Alan Rulf dijo:

      No sería agradable poder leer la mente, desde luego, pero aumentaría el nivel de empatía, y habría que acostumbrarse (¡qué remedio!)

      Apuntas otro tema en el que prefiero no entrar (a propósito): ¿Queremos saber la verdad? ¿Siempre? No quiero hacer apología de la mentira, por supuesto, pero, ¿cuántos no piensan que las mentiras piadosas son necesarias? ¿Cuántos se mienten a sí mismos porque la verdad les resulta demasiado desagradable? ¿No prefieres que te diga “No” cuando me preguntas si has engordado? ¿De verdad quieres saber qué me parece ese vestido que te acabas de comprar?

      No insistas, no me tires de la lengua, que no quiero entrar en ese tema.

      También te diré que las pocas veces que he tenido licencia para decir la verdad, aunque pudiera doler, me he sentido muy a gusto. Y es que la verdad puede ser muy útil, pero puede hacer mucho daño, y hay que estar preparado para ella, y no pagarlo con “el mensajero”.

      Que no insistas, que no voy a hablar de eso.

      Saludos.

      • Emy Tecuento dijo:

        Sin entrar en el tema, ¡sin entrar, eh! 🙂

        Nunca pregunto si he engordado, me peso con frecuencia y ya lo sé. Los días en que mi príncipe no me ve “resultona” (que haberlos, los habrá) no me lo dice y tampoco quiero saberlo, sin embargo, el día que me encuentra guapa y me lo dice sin haberle preguntado nada… ¡¿sabes lo bien que me siento?!

        Con el tema del mensajero, no puedo más que darte la razón, no es justo pero es lo que suele pasar… ¿por qué?, porque se le guarda rencor por haber dicho algo que uno no quería saber.

        Sigo sin entrar, jeje, ¡es que es un temita que da tanto de sí!
        En muchos casos es cierto que les hacemos un favor a las personas diciéndoles la verdad, por mucho que esta les duela…
        Esto parece una disertación, en lugar de un comentario, jejeje, pero me queda otra cosita por apuntar:
        No te lo vas a creer, jejeje, ¡¡PERO HAY DÍAS EN QUE ESTOY DE UN BORDE SUBIDO!!!
        Esos días, mejor que no oiga nadie mis pensamientos 😉

        Aaaay, Alan, ¡cuánto me gusta NO hablar contigo de ciertos temas! 😛

        ¡Desde el cariño!

      • Alan Rulf dijo:

        Pues nada, seguimos sin hablar de eso…

        Aunque digo yo que lo que de verdad te importa no es saber si has engordado, que eso te lo dice la báscula, sino si se te nota, si los demás te lo notan.

        Yo para eso estoy muy bien, 🙄 porque nunca noto nada. 😛 (Nada “malo”, se entiende”).

        Bueno, los días que estés borde, si quieres comentar, también puedes, ¿vale? pero desde el cariño, no lo olvides. 😀

        Saludos, sin hablar del tema en cuestión.

  11. bypils dijo:

    El camarero me ha recordado a una de esas “buenas” pitonisas que jugando con “la posibilidad “, te plantean la duda…aunque seas un escéptico…
    En el caso de poder leer el pensamiento, no estaría trabajando de camarero ( ya te lo digo yo) ; -)
    Un diálogo extra-large, genial.
    Un abrazo.
    N. B : Idem que Winnie…

    • Alan Rulf dijo:

      Excelente argumento para cargarte los supuestos poderes del personaje. Menos mal que el hada madrina no se dio cuenta, y el “listo” se pudo ganar la propina (y nos dejó unas líneas en el ‘blog’).

      Saludos.

      N.A.: Contesto lo mismo…

  12. Concha Huerta dijo:

    Que divertido este camarero que parece sacado de una serie americana. Muy inteligente y los demas con cara de bobos… saludos

  13. Bueno, inteligente,listo ,descarado y desvergonzado. Afortunadamente tus personajes tienen muy poco de mi,porque ese camarero me dura lo que la risa a un loco jajajja
    Besos

    • Alan Rulf dijo:

      En realidad, este personaje ha sido poco más que un juego, una excusa para reír y para pensar. Me alegro de que no se parezca a ti (por tu bien) 😀

      Saludos.

  14. annefatosme dijo:

    Un camarero muy astuto… me recuerda a las gitanas que leen las lineas de la mano en el Retiro. Conociéndote me suena a picaresca!
    Te mando tres besos, pero no te vayas a acostumbrar!
    P.S. Me gustaría que me enseñes la chisterra de donde sacas tus relatos… seguro que tiene truco!

    • Alan Rulf dijo:

      Pues trucos tengo muchos (más de los que te puedes imaginar, te lo aseguro), pero para esto no uso ninguno. Cuando empecé el ‘blog’ hice una lista de posibles temas a tratar en los “Mitos revisados”, y cuando vi que había “cuerda para rato”, empecé.

      Cada semana releo la lista, buscando la forma de darle una vuelta de tuerca a alguno de los temas apuntados, o si se me ocurre otro que no tenga en la lista. Si permite continuidad con lo anterior, mucho mejor.

      Tengo muchos temas que no sé cómo meter en el ‘blog’, pero no pierdo la esperanza de que algún día se me ocurra.

      Mi intención es que esta sección dure un año justo, y después empezar otra cuyo título, si no cambio de idea, ya conozco.

      Pero no hay chistera, todo es imaginación y sentido del humor. Por ejemplo, no tengo ni la más remota idea de lo que escribiré el lunes que viene. Además, sabes que es todo demasiado personal como para que estas “rulfadas” puedan salir de algún otro sitio.

      Venga, vale, tres besos. Pero cuando vuelvas a España, vuelvo a mis saludos… 😛

  15. Una dijo:

    Anda dime le nombre del bar para no acercarme por allí, no es por el bar es por el camarero. Oye seria ya lo ultimo que nos arrebataran casi lo único intimo y privado que nos queda.
    Menuda comida de coco.
    Me ha gustado pero estoy algo inquieta.
    Que tengas una buena semana.
    Saludos

    • Alan Rulf dijo:

      Bueno, pues tranquila. Incluso así, aprenderíamos a engañarles, igual que se puede engañar a la máquina de la verdad.

      Feliz semana para ti también.

      Saludos.

  16. ¡Buenas tardes osito! 🙂
    Un camarero muy inteligente ó una abuela muy predesible, al final de cuentas el más vivo fue el camarero que seguramente con esas destrezas nadie se le va sin dejar propina.
    También me recuerda a un truco con cartas, un poco más complejo pero seguramente seguirá la misma línea ¿Será?…
    Saludos 😉 y exito en todo.

  17. zambullida dijo:

    Una forma como otra cualquiera de ganarse la vida. Todos tenemos dones ocultos y a veces ni somos conscientes de ellos.

    Por cierto, ya te contaré una cosita que he logrado recientemente gracias a uno de esos dones ocultos.

    Un abrazo, oso.

  18. Llega la gallina borracha a la casa y el gallo le dice:

    -Y tú? Qué coño haces llegando borracha?!

    La gallina le dice:

    -Me vas bajando el tonito que, aquí, la de los huevos soy yo!!!

    jajjajaj Buenos dias jajjaj

    • Alan Rulf dijo:

      En una fábrica de facturación de huevos, tenían una máquina de empaquetado impresionante. Sin embargo, manejarla era muy fácil: No había más que echarle huevos. 😀

      Saludos.

  19. isabelamor dijo:

    Ejejejeejej que razón tiene Emy si pudiéramos leer los pensamientos de los de más arregladitos íbamos a ir ajajajaaa si supieran más de cuatro lo que pienso de ellos saldrian corriendo, ¿estás desaparecido Osito?
    Bueno pues te comunico que gaviota está de vacaciones, nos veremos por aquí una semanita más porque me iré el mes de agosto ajaja que descanso verdad?
    muak muak

    • Alan Rulf dijo:

      A lo mejor venía bien que se fueran esos cuatro…

      Llevo dos días muy complicados. Espero que ya pasen los incidentes y pueda retomar la normalidad. Nada grave, pero me consume todo el tiempo…

      Pásalo bien cuando te vayas, y vuelve descansada, que aún tienes mucha guerra que dar.

      Saludos (con otra despedida pensarías que no soy yo). 😛

      • isabelamor dijo:

        Pue si pensaria que no eres tú jejejejee en cuanto a dar guerra no creo? tú crees que doy? sólo hago que sufrir por los demás y cansa mucho. allá cada cual
        Me voy tres semanas a la playa y una a Cantabria, nos veremos…espero desconectar
        un beso porque sino no seria yo

  20. Ana Azul dijo:

    ¿Y que hace ese hombre trabajando de camarero? Haciendos shows televisivos ganaría más aunque posiblemente no se lo pasaría tan bien.
    Besos azules
    Ana

    • Alan Rulf dijo:

      Pues sí, seguro que tiene una buena razón para estar de camarero. Un pasado oscuro, pasiones desatadas, amor imposible… ¿Por qué no lo escribes tú, que a mí me da la risa? 😀

      Saludos.

  21. En esta historia cada vez aparecen más personajes curiosos…

  22. Kathy dijo:

    Entretenido, simpática la continuación de la historia, ese camarero es más pillo de lo que se imaginaba el hada madrina, me ha gustado y he reído, abrazos.

Los comentarios están cerrados.