Lunes, 23 de mayo de 2.011, por la tarde.

Esta mañana me acompañó Nicole a ver a Lázaro, su profesor de psiquiatría en la Facultad de Medicina. Le conté los antecedentes familiares, y luego describí todo lo que he reflejado en este diario. Por cierto, me ha venido bien haberlo escrito previamente; la exposición ha sido mucho más ordenada.

No se lo he contado como lo hice a la Guardia Civil. Con ellos tuve más en cuenta los hechos, mientras que esta mañana describí más las sensaciones, buscando todo lo que pudieran ser síntomas. Sé que muchos tratarían de fingir, pero yo prefiero saber la verdad.

Descartado el tumor, como suponía, nos centramos en mi forma de interpretar lo que he visto. Imagino que Lázaro se había formado su propia opinión, pero en ningún momento admitió la posibilidad de que esas historias pudieran ser reales. Tuve que explicar lo que me parecía evidente, que el niño que se me aparecía era Tomás, cuyo espíritu era atormentado por el de Diego, el Zurrones. Es posible que ambos fallecieran a la vez, puesto que Tomás pudo haber sido ocultado agonizante, y el momento de su muerte es incierto. Aunque no fuera así, no es difícil imaginar el desconcierto del niño en su principio a esa otra vida después de la muerte, la violencia del momento que originó su nuevo estado, y el terror que debió de sentir al encontrar allí a aquel de quien había huido.

El Zurrones, víctima de una muerte violenta, también se vio atrapado en ese nuevo estado, y se dedicó, según las circunstancias, a atemorizar a ese niño que había sido, en última instancia, el causante de que lo mataran. Al fin y al cabo, es posible que Diego no pretendiera matar a Tomás, y todo hubiera sido el desgraciado resultado de una mala caída.

Lázaro me preguntó por el significado de los olores, y por las manchas de las paredes. Le respondí que Tomás trataba de indicarme dónde estaban los restos de El Zurrones, para así verse libre de él cuando esos restos descansaran de una forma adecuada. Aquí me interrumpió el doctor para preguntarme si yo creía que ese fantasma lo era por la violencia de su fallecimiento, o por no haber sido enterrado en tierra consagrada, pues, según él, yo tendía a pensar ambas cosas según me convenía.

Yo no sé qué ata al espíritu de un fallecido a este mundo, o, mejor dicho, qué le deja vagando entre ambos mundos. Pero lo cierto es que encontré los huesos del malhechor donde me dijo Tomás en sueños, y estaban bajo una capa de tierra cuyo olor era exactamente el que en ocasiones inundaba mi habitación, y manchaba con el mismo tono de las huellas de las paredes. A menudo he imaginado a Tomás yendo de donde estaban los huesos a mi dormitorio, dejando constancia de lo que estaba haciendo.

Nicole me hizo notar que esa constancia era muy relativa, puesto que nadie más había visto nada, sólo yo. Les contesté que, si todo eran imaginaciones mías, por qué había encontrado el esqueleto justo donde busqué, a lo que respondieron que no era el primer sitio en que buscaba, que aún no era seguro que fueran los restos de El Zurrones (aunque el testimonio del peluquero lo hacía probable), y que las casualidades existen. Además, la mente humana continúa siendo un misterio. Acaso yo oí alguna conversación entre los vecinos del pueblo que me hizo deducir lo sucedido, y almacenarlo de manera inconsciente.

En opinión de Lázaro, habría sido más lógico que Tomás me hubiera indicado dónde estaban sus propios huesos, para así verse libre de ese estado. Lo único que se me ocurrió es que tal vez no quisiera dejar de ser lo que era, o que sus restos no se pudieran localizar, aunque no puedo imaginar un motivo válido para eso.

Al margen de todos estos razonamientos, mi actitud respecto a los vecinos, y ante la misma Guardia Civil, no dejaba lugar a dudas. A la espera de algunos resultados, la recomendación de Lázaro era clara: un breve internamiento hasta dar con la medicación adecuada, y luego vuelta a la vida normal, con revisiones periódicas para ajustar la dosis según evolucione.

Nicole estuvo de acuerdo.

Safe Creative #1011150011579

Anuncios

Acerca de Alan Rulf

Alan Rulf es el pseudónimo que recoge mi faceta de escritor, para separarla de otros intereses y aficiones.
Esta entrada fue publicada en Diario de mis miedos. y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

44 respuestas a Lunes, 23 de mayo de 2.011, por la tarde.

  1. winnie0 dijo:

    Ay madre que me tengo que ir a dormir y te he leido justo antes…¡como sueñe con esqueletos te enteras!!!! Un beso

  2. ¿Internamiento? ¡NOOOOO! ¡Corre! ¡Huye! No dejes que te encierren, puede ser tu peor pesadilla.
    Perdón me deje llevar lo que quería decir es que, ¿Como es posible que no te crean? si todo es más que evidente, esto me huele a complot …
    Saludos

    P.D Seguro sigues trabajando a esta hora ¡Eh! ¡Animo pues! y cuando termine tu día de hoy pisando el siguiente, vete a descansar, ¿vale? también lo necesitas 😉

    • Alan Rulf dijo:

      No te preocupes, enseguida estaré aquí de nuevo, Sólo voy a pasar unos días con mi madre. Y, en efecto, descansar me vendrá bien.

      Buenas tardes/noches. 🙂

  3. Emy Tecuento dijo:

    ¡Pero Alan, los médicos NUNCA reconocerán que pueden ser apariciones espectrales!!
    Ya te dije que no te fiases, que acabarían sedándote con pastillas, ¡¿y ahora también quieren internarte?!
    ¡¡Discrepo con el índice bien levantado!!
    Que yo sepa, no se interna a nadie si no ha puesto en peligro su propia vida o la de los demás…
    ¿Les has dicho que hasta eres capaz de llevar un blog?

    No les hagas caso, si quieres medicarte un tiempo, no me parece mal, ¿pero internarte solo por eso?
    No, no, no, no, no, no… diles que Emy se opone radicalmente. Si te quieren llevar a la fuerza, llámame, toma para las emergencias

    Y acudiré o llamaré al 112 😉

    • Alan Rulf dijo:

      Bueno, parece que mi actitud con la Guardia Civil y con los vecinos no fue demasiado… acertada. Pero tranquila, que será cuestión de unos días…

      No obstante, les diré que te opones. 😀

      Y descuida, que te llamaré si te necesito.

  4. zambullida dijo:

    Tal vez Tomás considere que hasta que no se libere el Zurrones, él tampoco lo hará. Por alguna razón, a Tomás, tal vez por ser un niño, le resulta más fácil acceder a ti. Quizá el alma de su hipotético asesino se encuentre atrapada en algún lugar del que no pueda salir e incluso puede que Tomás, pese a la violencia de su muerte, quiera también ayudar al Zurrones.

  5. bypils dijo:

    Ha llegado al punto que mas temía… El Internamiento me da mucho repelús. Y, también, esas palabras tuyas de que sólo serán unos días…Y lo peor, la impotencia que siente el lector que cree que estás viviendo una experiencia sobrenatural y que, ahora, se enfrenta a la “otra experiencia” ( que da aún más miedo).
    Mientras escribo este comentario , me doy cuenta que has llegado a jugar y a fusionar la realidad y la literatura de tal modo, que ya no sé si le estoy escribiendo al protagonista o al autor…
    Al protagonista : Como dice Candy : Huye!!!
    Al autor : Felicidades.
    Un abrazo ; – )

    • Alan Rulf dijo:

      Como autor protagonista, te lo agradezco mientras echo a correr. ; – )

      Pero yo no quiero huir, sino curarme. Si realmente puedo dejar de ver estas cosas gracias a unas pastillas, bienvenidas sean. Las residencias psiquiátricas ya no son lo que eran, ni de lejos. Lo sé, porque he visitado a mi madre varias veces.

      ¿Fusión fría? Un abrazo ; – )

  6. En los hospitales, la vida es diferente: es un universo paralelo donde el tiempo, y lo “normal” tienen conceptos diferentes. Pero … te das cuenta que se puede vivir con la enfermedad. Asombrosa historia.

    Saludos.

  7. los internamientos dan un yuyu… XD

  8. mensnudum dijo:

    Estoy en absooluto desacuerdo con el psiquiatra y con Nicole. Lo siento mucho pero no me parece bien que después de todo y por la casualidad de tus antecedentes, te rindas.

    Aunque entiendo que desees terminar con esto, no has vuelto a ver al niño así que procura quedarte solo unos días en casa y a ver qué pasa. Total, ya no tienes prisa, ¿no?

    Me encanta, estoy más que enganchada a este librocuentagotas… 🙂

    • Alan Rulf dijo:

      ¡No me he rendido! Desde el principio he querido saber si lo que veía era real o había desarrollado la enfermedad familiar. No te preocupes, si mis visiones son reales, la medicación no podrán evitarlas, y estaré seguro.

      Si estás enganchada, tengo una noticia buena y otra mala. La buena es que sólo quedan dos capítulos para terminar. La mala, también.

      Saludos.

  9. aslaram dijo:

    Hola.
    Pues yo OPINO lo siguiente: yo creo que quien realmente necesita atención psiquiátrica son lo que creen en la ocura de ese personaje. Me dan..no se que, de esos aspectros, y un medico tomaria en broma esas cosas claro que si, uffffff. Tengo los pelos como escarpias.
    Buen fin de semana
    Saludos

  10. Vane dijo:

    Algunos tratan de solucionar las cosas con aislamiento o medicación, como si así te pudiese evadir de lo que te está pasando o atormentando, cuando la mayoría de las veces esto no lo soluciona…
    besines

    • Alan Rulf dijo:

      Se supone que en mi cerebro se producen una especie de interferencias cuyo resultado es estimular las mismas zonas que los nervios provenientes de mis sentidos. Eso hace que yo, literalmente, vea y oiga cosas que no existen. Todo lo “fabrica” mi cerebro.

      La medicación que voy a tomar elimina esas interferencias. Lo único que necesito es dar con la que mejor se adapta a mi organismo, y establecer la dosis adecuada. La enorme ventaja de mi caso, muy poco habitual, es que yo soy consciente de que es muy probable que lo que veo no sea real, mientras que la mayoría de los enfermos de esta dolencia están convencidos de la realidad de sus experiencias.

      Saludines.

  11. Como amiga te lo digo rotundamente: de internamientos nada, lo diga Lázaro o Nicole, faltaría más, ni siquiera para unos días..
    Aléjate de ellos y toma tus propias decisiones, no vaya a ser que pierdas la voluntad y dejes tu vida en sus manos.
    Un abrazo y hazme caso….

  12. ana_tang dijo:

    Como escarpias tengo los pelos.
    Increíble historia… Independientemente de dónde venga lo que veas.

    (Gracias por seguirme, pero en realidad soy un poco torpe con esto de las tecnologías, y no sé cómo se puede hacer… sorry)
    Un saludo

    • Alan Rulf dijo:

      ¡Hola! Me alegro de que lo pases mal leyéndome. 😛

      (Pues entonces tendré que seguir entrando de vez en cuando, como hasta ahora. En blogger no sé cómo se hace. Si me entero, te lo digo. Gracias por seguirme tú a mí 🙂 ).

      Saludos.

  13. Concha Huerta dijo:

    Consultar a un siquiatra sobre fantasmas… no se si saldra nada bueno de ello. Un saludo

    • Alan Rulf dijo:

      No le consulto sobre fantasmas, sino sobre enfermedades…

      Los psiquiatras son profesionales serios, con muchos años de estudio a sus espaldas, y nadie está mejor preparado que ellos para distinguir y tratar según qué síntomas.

      Saludos.

  14. Ana Azul dijo:

    Nunca reconocerán que tienes razón en lo que ves. Intentarán convenverte de lo contrario.
    Besos azules
    Ana

  15. flori dijo:

    Dejas una pregunta en el aire, o al menos esa percibí: ¿Porqué Tomás quiere ayudar a Diego?… sigo pensando, ya has dado en el mismo relato varias alternativas.
    Lo que si me llama la atención es la decisión que están tomando Lázaro y Nicole de internarte, tu no eres agresivo, puedes funcionar bien, y hasta eres consciente de tus “delirios”, que aun no sabemos que tan falsos son. Por qué no se te da el beneficio de la duda?, yo que tu no me dejaría internar, y si estuviera contigo te ayudaría en esa búsqueda de la “verdad”, por más loco que pueda parecer, veo que podrían ayudarte a investigar… Pero bueno, son psiquiatras todo lo llevan a lo lógico- científico.

    Un abrazo.

  16. Qué bueno el giro que están tomando las cosas! pues no sé yo si quiero que estés alucinando o sean apariciones, las dos opciones me dan repelús…

  17. Kathy dijo:

    Es mejor que te internes para que puedas descansar,eso si, se perderá para tus lectores toda esas historias que se fusionan con la imaginación y realidad, abrazos.

  18. ES EXTRAÑO COMO POR SER RECIEN LLEGADA SIENTO COMO SI ESTO FUERA FICCION Y REALIDAD, UNA PARTE TUYA , MUY TUYA , MAS CON UNA PRESPECTIVA TOTALMENTE VIATA Y CONTADA DESDE FUERA ..

    SI TIENES ALGUANA AFECCION ESPERO PRONTO RESUELVAS PARA BIEN LA MISMA Y REGRESES PRONTITO A SEGUIR CON TU FORMA TAN ,MMM… TAN TU DE CONTAR Y NARRAR , HE ANDADO DE A POCO POR TU BLOG Y LO QUE VOY VIENDO ME GUSTA Y LLAMA LA ATENCION, BUEN E INTERESANTE ESPACIO…
    GRACIAS POR TU VISITA Y NOTA, SABES YO TAMPOCO LLEGE A ESTO DE LOS ESPACIOS CON LA INTENCION DE TENER AMIGOS O LECTORES O NADA DE ESO, MAS CON EL TIEMPO Y POR FORTUNA EH CONOSIDO GENTE MARAVILLOSA QUE DE OTRA FORMA JAMAS HUBIESE SABIDO DE ELLA ..
    QUE TENGAS LINDO INICIO DE SEMANA…

    • Alan Rulf dijo:

      ¡Gracias! Y bienvenida. Espero que disfrutes con todo lo que hay por aquí… y no te preocupes por nada, todo está bien.

      Saludos.

  19. gOtaSmaR dijo:

    a veces la realidad asusta más… pero ni los locos están tan locos ni los cuerdos son tan cuerdos… … me ha encantado alan.. de verdad.. me alegro haberte descubierto ya ves…

  20. No creo que el internamiento sea la cura,pienso que será una forma de enterrar hechos inexplicables para la mayoria, hechos molestos para quienes no quieren abrir la mente a otras realidades.
    Esto está muy interesante, y lo de los olores lo hace muy real para mi. A veces me llega un olor de alguien muy querido…
    En definitiva, me tienes enganchada.
    Un beso

    • Alan Rulf dijo:

      Bueno, las alucinaciones tienen explicación científica, y hay tratamientos para ellas.

      Interesante lo de los olores. Me alegro de que te haya resultado estimulante. Por si aún no lo sabes, el próximo jueves se acaba.

      Saludos.

  21. lehahiah0909 dijo:

    Osito que estas internado?? donde?? alla que voy empicado….mira me llama la atención algo…cuando tu preguntas que si todo fueran imaginaciones tuyas como era posible el haber encontrado los huesos….van y te saltan “Acaso yo oí alguna conversación entre los vecinos del pueblo que me hizo deducir lo sucedido, y almacenarlo de manera inconsciente.” arreeeanndooooo….es decir…todo lo que tu ves y sientes…son alucinaciones …no es nada demostrable pero en cambio la explicación que ellos dan…????? lo es???? de manera inconscienteeeeee?? almacenadoooo?? puaggggggggg…..no tienen ni parojeta idea pero se niegan en redondo a entrar en tu mundo…a poder acariciar la remota posibilidad de que lo que tu cuentas sea cierto…porque entonces todos sus años de estudios …¿¿de que habran servido?? y aqui me da la risa floja jijijijjjiiii
    Anda osito…deja esas pastillas que te trajeron a la merienda y tomate estas otras….

    y de postre….muakkkkkkkkkkkkkkk

  22. Doradita dijo:

    Osito! ¿ya has vuelto? ¿o todavía andas por ahí perdidillo? (mmm….a qué me suena ésto 🙂 ) jo, si es ahora ves lo que pasa? que estoy más perdida que carracuca snifff…bueno, por lo menos el tumor está descartado que era lo más preocupante…Pero, lo del internamiento hasta dar con la medicación, no mola…lo mismo sales de verdad traumatizado y todo por no creerte…claro que, hay que reconocer que, así, sin pan ni na…es difícil de comer ésto 🙂
    Y dices que el jueves termina? uuuuisch, a ver en qué para todo este embrollo…
    Te dejo besitos doradosos…que hacía tiempo que no te los daba…
    (Poquito a poco iré leyendote despacito vale? 😉

Los comentarios están cerrados.