Lunes, 23 de mayo de 2.011, por la mañana.

Es pronto para ir a que me hagan las pruebas médicas, de manera que tengo tiempo para anotar lo que ocurrió anoche, antes de cenar. Oímos voces fuera de casa, y nos asomamos a la ventana para ver lo que ocurría. Era el peluquero del pueblo, visiblemente beodo, que me increpaba con frases como “¿Por qué tenías que remover el pasado?” mientras tiraba piedras hacia mi casa.

Nicole me pidió que permaneciera dentro mientras intentaba que se marchara, pero recibió un empujón y no pudo impedir que aquel hombre entrara. Tras varias frases ininteligibles intentó agredirme, pero yo estaba preparado y él tenía sus reflejos aletargados por el alcohol, así que no me costó reducirle.

Al principio se resistió, revolviéndose como un animal recién atrapado, pero luego comprendió que no tenía nada que hacer. Entonces rompió a llorar. Un par de infusiones más tarde conseguimos que hablara. Nos contó algo ocurrido hace cuarenta y dos años.

Él tenía un hermano llamado Tomás, dos años menor que él. Una tarde, anocheciendo, volvían del campo por el camino de las viñas, cuando fueron sorprendidos por Diego, el Zurrones, aunque ellos no sabían quién era. No les gustó la cicatriz que atravesaba su frente de arriba abajo. Al ver que no tenía buenas intenciones, trataron de huir. Él logró escapar, pero su hermano era más lento y fue alcanzado por el bandido, quien le dio un empujón que le hizo caer al suelo.

El hermano mayor se giró para ayudarle, y pudo ver cómo se golpeaba y quedaba inmóvil, mientras aquel individuo ignoraba al caído y continuaba acercándose a mi interlocutor peligrosamente. Éste se dio la vuelta y corrió todo lo que pudo, no hacia su casa, sino en dirección a la taberna, donde estaban la mayoría de los hombres del pueblo y, entre ellos, su padre.

Contó lo ocurrido, e inmediatamente se organizó un grupo para ir al lugar donde había quedado su hermano. Tomaron varios caminos, con la intención de cortarle la huida. El ahora peluquero fue con su padre por el camino más corto, y encontraron al llegar restos de sangre en el suelo, pero el cuerpo de Tomás no estaba allí. Sin embargo, un rato más tarde llegó otro grupo que se había topado con el Zurrones. Tenía las ropas manchadas de sangre, pero no consiguieron que dijera qué había hecho con el hermano.

Ordenaron al niño que se fuera a su casa, y al principio se resistió, pero entendió que aquello iba en serio, así que simuló marcharse y, volviendo sobre sus pasos, se escondió para observar lo que ocurría.

Los lugareños pegaron una paliza a aquel ser despreciable, en la que el padre del peluquero tuvo una parte especialmente activa. Su intención era que dijera dónde estaba el niño, pero aquello se les fue de las manos, y un mal golpe acabó con la vida de Diego, el Zurrones.

El resto es fácil de adivinar: Lo enterraron e hicieron un pacto de silencio sobre lo sucedido. Denunciaron la desaparición del niño, pero nunca lograron encontrar su cadáver. Supusieron que habría sido arrojado a algún pozo, o algo parecido.

Desde entonces su padre no fue el mismo, y él, tampoco. Atormentado por los remordimientos, arrepentido de haber empuñado el palo de aquella azada que le dio el golpe final, alcoholizado, terminó quitándose la vida, bastantes años después. Decía que veía por todas partes el fantasma del asesino.

Nicole nos miraba a ambos alternativamente, sin saber qué pensar. Detrás de ella, observando al peluquero, estaba pálido y transparente el espectro del niño. Cuando Nicole se giró, ya había desaparecido.

Safe Creative #1011150011579

Anuncios

Acerca de Alan Rulf

Alan Rulf es el pseudónimo que recoge mi faceta de escritor, para separarla de otros intereses y aficiones.
Esta entrada fue publicada en Diario de mis miedos. y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

46 respuestas a Lunes, 23 de mayo de 2.011, por la mañana.

  1. winnie0 dijo:

    ¿sabes Alan? leyendo hoy tu texto he pensado en la cantidad de violencia, rencores y ocultamientos que hay en las vidas de muchas personas. No sé si hoy en día surgen tantas historias terribles y reales porque la tele y los medios de comunicación las resaltan a todas horas o porque hoy en día todo el mundo está crispado y no responden de sus actos.
    En fin…solo es una reflexión
    Besos de buenas noches

    • Alan Rulf dijo:

      Creo que esas historias siempre han existido. Creo que fueron la razón, por ejemplo, de la Guerra Civil española, donde tantos odios se desataron con tanta intensidad, que incluso ahora no han conseguido aplacarse del todo. En los pueblos era (y es) aún peor.

      Lo único que pasa ahora es que estamos más informados.

      Saludos.

  2. Mercedes Molinero dijo:

    Yo también estoy sentada delante del ordenador leyendo esta historia sorprendente.
    La madeja se va desenrrollando y las cosas van tomando forma.
    ¿El espectro del niño, seguirá dando la lata? ¿Lo sabremos por la tarde?
    Un abrazo de buenas y fresquitas noches.

  3. lehahiah0909 dijo:

    El niño se llama Tomas..bueno ya se va desenrollando el embrollo….y se supone que el espectro del niño no puede descansar hasta que encuentren su cuerpecito verdad??..te has preguntado en algun momento porque te escogió a ti?? por ser forastero tal vez??…entonces el niño no te hara nada …..a que no?? jjjjajjja me tienes en ascuas osito asi que…me siento a esperar la próxima entregaa
    Muchos besitos con alas para ti…..

    • Alan Rulf dijo:

      Me lo he preguntado muchas veces, pero no tengo una respuesta definitiva. Tal vez su cuerpo está enterrado bajo los cimientos de mi casa, o yo tengo una percepción especial que me permite verle, o mi mente está más abierta a este tipo de cosas, o… No lo sé.

      Abrazos plantígrados con cuidado de tus alitas.

  4. bypils dijo:

    Ya nos acercamos… Ya se han resuelto algunas incógnitas pero seguimos con las dudas : sigue el espectro, siguen las pruebas médicas, sigue esa confusión que nos lleva a un final de infarto.
    Me estoy preparando…

    • Alan Rulf dijo:

      Da gusto volver de vacaciones y retomar la vida real, comprobando que todo sigue igual, y que con cuatro lecturas te pones al día y es como si no te hubieras ido. ¿A que sí?

      El final no sé si será de infarto, o de ingreso… 🙂 Espero que lo peor ya haya pasado.

      Saludos.

  5. Emy Tecuento dijo:

    ¡Wuau!, yo creo que tienes una mente privilegiada, de las que tienen el don de ser “receptivas” ante cosas que ocurren con frecuencia, pero que la gente no quiere contar precisamente por miedo a ser tachados de perturbados mentales.
    Por ese motivo el niño te está pidiendo ayuda desde el primer día en que apareció.
    Ahora Nicole tiene la versión del peluquero también, que coincide con la tuya…
    Pero no dejes de hacerte las pruebas médicas, pues una realidad no tiene porque descartar la otra.

    • Alan Rulf dijo:

      Piensa una cosa: En realidad el Zurrones apareció cuando pregunté en la peluquería e investigué sobre fantasmas. Buscando al niño, encontré al adulto, y entonces mi mente lo introdujo en su fantasía hecha realidad.

      ¿O no fue así? Tendré que revisar mi diario…

  6. Emy Tecuento dijo:

    Jeje, ¡me doy cuenta de la forma en que lo estoy viviendo! Como si estuviese aconsejando un amigo en apuros que me estuviera haciendo confidencias.
    Una octava cosita mía que podía haber añadido en el post de hoy, es que soy muy sugestionable!!, carne de cañón para los hipnotizadores, jeje
    Besotes desde el cariño 😉

    • Alan Rulf dijo:

      Lo estás viviendo de la mejor manera posible. Ni aunque lo vieras en el cine lo sentirías tan real, tan cercano…

      Eso no tiene precio, ¿a que no?

      Cariñotes desde el cariño 😉

  7. zambullida dijo:

    Un buen relato de esa España negra que, pese al supuesto progreso, no nos abandona.

    Me quejo yo de mis noches, pero las tuyas son de órdago a la grande.

    Saludos y buen fin de semana.

    • Alan Rulf dijo:

      Bueno, diré como al principio, que la historia está en algún lugar intermedio entre la realidad y la ficción. 🙂

      Saludos, y buen ‘finde’ igualmente. 😀

  8. aslaram dijo:

    Buenos dias.
    Precioso relato, como siempre, que dejas en la duda…
    Ese niño, Tomas, hasta que no encuentre su alma, no “descansareis”.
    Pasa un buen fin de semana
    Saludos

  9. Ana Azul dijo:

    Bueno, esto empieza a tomar forma. Va a ser verdad que no estas loco.
    Ya tengo ganas de saber el final.
    Beos azules
    Ana

  10. qué buena es esta historia! pasa un buen finde!

  11. Vane dijo:

    Me encantan tus relatos Alan, me quedo pegada leyéndolos en la pantalla! Ya estoy deseando saber cómo sigue la historia!

    Besines y muy feliz fin de semana!

    • Alan Rulf dijo:

      Me alegro de que disfrutes. Yo también lo hago.

      En cuanto pueda os digo cómo me fue con el médico…

      Saludines, y buen ‘finde’. 😀

  12. flori dijo:

    Una serie de acontecimientos que van tomando sentido, ahora se puede ver más claro el porque de las apariciones y entonces podemos desechar las otras alternativas… aunque nunca se sabe…
    Ya le agarro gusto al suspense contigo,
    buena historia, gracias,
    un abrazo.

    • Alan Rulf dijo:

      Al menos esta historia es real. O lo fue. Falta saber si he sido yo el que la he incluido en “mi historia”, o ha sido por alguna otra razón…

      El suspense es genial para una historia; te engancha y no te suelta hasta el final, y luego lamentas que se haya terminado… 😀

      A mí me encanta.

      Saludos.

  13. Bueno, bueno …la historia se va esclareciendo poquito a poco. Así es que esas pisadas ya tienen nombre, Tomás. Y si dices que nunca supieron donde se encontraba, pues supongo que es él quien va dando señales de vida. ¿O lo mismo está vivo? y da señales de humo para abrir el caso y empiezen con su búsqueda? mmmm….qué intriga.
    La desesperación de aquel padre por saber qué hizo el Zurrones con su hijo, le jugó una mala pasada, porque …seguro no tenía intención de llegar a matarlo. Pero se le fue de las manos. Y con el tiempo, eso se le quedó grabado de por vida…y no pudo levantar cabeza.
    Eso sí que es un hecho muy cierto. La persona que pierde un hijo sea cual sea la circustancia, y más en este caso…ya no lo supera nunca.
    ……Y ahora te toca decir “No se vayan todavía, aún hay más!” 🙂

    Que tengas una bonita tarde osito. ¿te apetece un helado bien frejjjjjkito? 😉

    • Alan Rulf dijo:

      ¡No se vayan todavía, aún hay más! 😛

      Y cuando esto se acabe, más…

      ¿Para qué vamos a dejarlo, con lo divertido que es…?

      ¡Acepto el helado!

  14. gaviotasinamor dijo:

    Bueno parece que poco a poco esto va tomando forma, aunque hay algo que me sigue sin encajar, y es el fantasma de ese niño, que alomejor ni siquiera está muerto! en fin la historia que ha contado el barbero, me parece un poco rara la verded, no será que está tambien un poco paranoico? bueno tampoco quiero ser tal mal pensada, pero es que esto de ser tan escéptica a veces aburre un poco no crees? pues nada a esperar un poco que te hagan los exámanes médicos, creo que tienes una mente maravillosa Alan o privilegiada como quieras.
    Feliz viernes osito…sigo intrigada cada vez más esto parece, Milenium

    • Alan Rulf dijo:

      Mujer, esto ocurrió hace cuarenta y dos años. Si no estuviera muerto, ya no sería ningún niño.

      ¿Milenium? Me leí los tres tomos de un tirón. La verdad es que enganchaba mucho. Después leí una parodia muy divertida, “Los hombres que no ataban a las mujeres”, muy recomendable para los que hayan leído al menos la primera parte de la trilogía.

      Gracias por tu comentario. 😉

  15. ¡Caray! Ya dije que el post de “El diario de mis miedos” lo leería de día, pero aun así el telefono acaba de sonar y acabó de pegar un brinco.
    Que terrible pasado ocultaba el peluquero del pueblo, y que triste que haya tenido que vivir con semejante carga de no poder contarlo.
    Al menos ya sabemos que no se trata de una mala jugada de la mente ¿Ó si? (esto podría dar un giro)
    Estremecedor es la palabra de hoy para tu post ¿Qué sigue, qué sigue?…
    ¡Que pases un maravilloso fin de semana! Alan, digo …Osito 😉

    • Alan Rulf dijo:

      Si hay algo claro es que, cuanto más sabemos, menos tenemos claro. 😛 Siempre todo puede dar un giro, y aquí estamos a punto de estar mareados…

      Me alegro de que te guste, y de que te sobresalte. 😉

      Saludos. 😀

  16. Uff qué entretenido está esto!!!!!! me acuerdo de alguna película antigua en blanco y negro que he visto alguna vez, pero no sé cuál. Está superentretenida tu historia chico

    • Alan Rulf dijo:

      ¿Estoy escribiendo una historia en blanco y negro? No me lo había planteado, pero es posible…

      De verdad que me encanta que la disfrutéis tanto.

  17. mensnudum dijo:

    Me encanta el camino que estás recorriendo con este “libro” que nos dosificas. Cuando era nniña, en el colegio al que iba, éramos 6 niños en clase y teníamos tiempo para intimar con las profesoras y una de ellas, nos contaba historias de miedo todas las semanas.

    Este relato me ha devuelto el recuerdo a la memoria activa.

    Ahora ya sabemos que no estás loco, que todo tiene una explicación, luego, ésta no siempre debe ser racional.

    ¡¡Qué chachi!!

    • Alan Rulf dijo:

      ¿Seguro que sabemos eso? Nicole no opina lo mismo, y me temo que su profesor tampoco lo hará. Veremos qué dicen ellos…

      Siempre me han gustado las historias de miedo. Si he conseguido devolverte un poquito de tu pasado, ¿qué más puedo pedir?

      Saludos.

  18. Interesante desarrollo de la historia, que dá luz y sentido a lo ocurrido.
    Besos.
    🙂

  19. Jaimita dijo:

    Haber,yo este relato no lo llevo desde el principio,así que me he perdido bastante.Pero si que tengo una duda.
    El peluquero y su hermano Tomás se encuentran a Diego el zurrones,este ataca a Tomás y el peluquero corre hasta la taberna para dar el aviso.Los hombres de la taberna se dividen por varios caminos para que Diego el zurrones no pueda escapar y así es finalmente.
    Ummmm….esto kiere decir que Diego el zurrones debió enterrar a Tomás muy cerca de donde se encontró con los dos hermanos o ¿se lo comió?
    Es que con tan corto espacio de tiempo me resulta extraño que no encontraran a Tomás.

    BESOOOSSS.

    • Alan Rulf dijo:

      No tuvo tiempo de enterrarlo. Imagino que lo tiraría a un pozo, o lo metería en alguna cueva. Tal vez lo arrojó al río cargado con unas cuantas piedras… No puedo saber cómo se deshizo de él. Incluso sería posible que lo hubiera ocultado entre matas de vegetación densa, y por caprichos del azar nadie fue capaz de hallarlo.

      Lo cierto es que no lo encontraron.

      Si te ha gustado, te recomiendo que te leas la historia desde el principio, con la ventaja de no tener que esperar una semana entre un capítulo y el siguiente.

      BESOOOSSS.

  20. Una dijo:

    Me encanta como se va desarrollando la historia y el leer los comentarios es fascinante ver la imaginación que tenemos cada uno.
    Un abrazo.

    • Alan Rulf dijo:

      Me encantan los comentarios, y cuando supe el final de esta historia, también me encantó. Sólo tuve que ir fabricando ese final.

      Un abrazo.

  21. Hola,he necesitado un tiempo para leer todo y ponerme al dia en esta historia.
    Como siempre me dejas fascinada y expectante, porque te confieso que me da miedo lo que no puedo tocar o controlar,pero a la vez el morbo por saber me puede,asi que aqui estoy esperando a ver como acaba.
    Besos amigo.
    Te dejo un regalito para que tengas buena semana

    • Alan Rulf dijo:

      Me encanta que muchos de los que estáis leyendo esta historia no seáis aficionados al terror. Me encanta que lo estéis disfrutando, que tengáis esa curiosidad, esa intriga, ese suspense…

      Leerlo seguido tiene su mérito. Semana a semana es… otra experiencia. 🙂

      Gracias por tu regalito… pero pincha 😀

      Saludos.

Los comentarios están cerrados.