Domingo, 22 de mayo de 2.011, por la mañana.

Aún dolorido por los acontecimientos nocturnos, trataré de reflejarlos fielmente a continuación. Tengo todo el cuerpo entumecido, a consecuencia, como se verá, no sólo del esfuerzo físico realizado.

Ayer, después de comer, dormí una buena siesta. Disfruté sabiendo la pérdida de tiempo de los que estaban fuera, vigilándome. Más tarde, apenas anochecido, tras una cena ligera, me dispuse a realizar la labor que me había propuesto. Fui al garaje a por las herramientas que necesitaba para cavar. Cuando abrí la puerta me sorprendió un resplandor azulado: El fantasma del niño sostenía el pico y la pala, uno en cada mano, y sonreía.

Tendió sus manos hacia mí. Era extraño ver dos objetos sólidos movidos por algo tan etéreo y transparente, tan inmaterial… Entonces, sin previo aviso y con tremenda violencia, la puerta del garaje se cerró antes de que pudiera entrar, golpeándome la cara. De resultas del golpe, mi nariz comenzó a sangrar. Me retorcí de dolor, sospechando haberme partido el tabique nasal.

Cuando conseguí reponerme empuñé el pomo de la puerta y traté de girarlo. Estaba bloqueado. Retrocedí unos pasos y tomé carrerilla para golpear la puerta con todo el peso de mi cuerpo. No fue suficiente para hacerla ceder. Lo intenté otras dos veces, temiendo que se fuera a dislocar mi hombro por los impactos. A la tercera, sin embargo, la puerta se abrió tan rápido que no pude evitar entrar en el garaje dando tumbos por el suelo. Sin haberme levantado, busqué con la mirada las herramientas. Estaban inmóviles, en el suelo, al lado de donde las había visto la última vez. Pero entre ellas y yo se interponía…

Enseguida reconocí la cicatriz de la frente, y esos ojos cargados de odio. Su espectro era fiel a la imagen que me había forjado de él, la de aquella fotografía del periódico. De su garganta surgía un sonido ronco y gutural, aterrador. Me hacía señales con las manos, como incitándome a que me acercara. No fui capaz de aceptar su reto. Me levanté, eso sí, e intenté rodearlo. Su imagen se deslizaba sobre el suelo, sin otro movimiento aparente, siempre en mi camino hacia las herramientas. Entonces su mirada pareció atravesarme, para pasar a enfocarse en algún punto detrás de mí.

Me giré y descubrí al fantasma del niño, con unos ojos negros enormes, como nunca los había visto. El gruñido de “El Zurrones” se hizo aún más insoportable, mientras el niño corría hacia mí con sus manos manchadas de negro extendidas por delante del cuerpo, como para empujarme. Protegí instintivamente mi cara con los brazos cuando llegó hasta mí, pero fue innecesario, pues su espíritu me atravesó limpiamente y continuó su embestida hasta alcanzar al otro espectro. El choque entre ambos produjo un intenso resplandor, seguido de silencio y oscuridad.

Ignoro dónde continuaron la refriega. Yo corrí hacia el pico y la pala y después, a toda velocidad, salí de casa y me dirigí corriendo hacia las viñas, sin importarme quién pudiera verme.

Cuando llegué al depósito del abrevadero sólo podía oírse mi respiración agitada, que había silenciado los ruidos más propios de la noche campestre. Intenté clavar la pala en el suelo con decisión, mas apenas se hundió. Con las fuerzas mermadas por los golpes recibidos, pensé que nunca conseguiría realizar el hoyo necesario. Retiré la pala y ataqué con el pico con furia, poniendo toda mi alma en cada golpe, como si mi vida dependiera de ello. Y acaso así fuera.

Tras un rato de alternar el pico con la pala, llegué a una capa sensiblemente más blanda. Aunque era de noche, se hacía evidente que la tierra era más oscura que la anterior. Comprobé que podía retirarla con las manos. Parecía arena suelta, húmeda. Continué exclusivamente con la pala, hasta alcanzar el metro y medio de profundidad. Entonces la pala topó con algo más duro. Escarbé con las manos, con cuidado, hasta liberarlo, y luego me las limpié en la camiseta para coger con ellas lo que acababa de encontrar. Era, sin duda, un fémur. Y no era de oveja, ni de ningún otro animal.

Una luz, fuera del agujero donde me encontraba, hizo que dejara de cavar y permaneciera unos instantes quieto, en silencio, tratando de pasar desapercibido. Las pisadas que oí acercarse se detuvieron.

No me encuentro con fuerzas para continuar escribiendo. He de comer algo antes de proseguir. Me duele la nariz, y las costillas, y tengo agujetas por todo el cuerpo. Luego terminaré de contar los acontecimientos que viví anoche.

Safe Creative #1011150011579

Anuncios

Acerca de Alan Rulf

Alan Rulf es el pseudónimo que recoge mi faceta de escritor, para separarla de otros intereses y aficiones.
Esta entrada fue publicada en Diario de mis miedos. y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

44 respuestas a Domingo, 22 de mayo de 2.011, por la mañana.

  1. bypils dijo:

    La entrada más intensa del Diario.
    ¡Qué dolor!
    ¡Qué miedo!
    ¡Qué suspense!.
    Buenas y terroríficas noches…

  2. zambullida dijo:

    ¡Vaya noches las tuyas! Durante mis noches de insomnio, me voy a ir contigo de excursión a buscar huesos.

    Bromas aparte, el suspense está muy bien conseguido.

  3. Kathy dijo:

    Ufff..!!! me dejarás a medias y yo que pensé que sabría que encontrarías cuando cavaras…mañana veré tu blog, ahora te dejare comer para que tengas fuerzas para que sigas escribiendo…eso si que miedo!!!… pobre nariz…, abrazos, buenas noches y buen fin de semana

    • Alan Rulf dijo:

      Lamento decirte que “mañana” es el jueves que viene. Esta sección se publica los jueves, y hasta la última frase del último capítulo (y quedan 5) no dejarás de “quedarte a medias”.

      ¡Si es que sois insaciables! 😛

      Saludos.

  4. Impresionante. Las presencias etereas te quieren mostrar algo.. pero van a acabar con tu cordura. Lo de dejarte encerrado…. la mirada del “El Zurrones”… wow. Estoy con Bypils.. la entrada más intensa de los “miedos”.
    :9

    • Alan Rulf dijo:

      ¿No será mi cordura la que ha creado esas presencias? Al acercarse el final, la presión aumenta, siga la historia por donde tenga que seguir…

      :9

  5. gaviotasinamor dijo:

    Tu imaginación no tiene límites, me encanta cada día estoy más intrigada.
    Que tengas un feliz viernes sin fantasmas

    • Alan Rulf dijo:

      Creo que me gustará leerlo todo seguido cuando lo termine. Me alegro mucho de que lo estés disfrutando. 😀 Espero que el final no te defraude…

      Los fantasmas son de los jueves. Hoy toca… empezar a pensar lo del lunes, aunque tengo un par de “cosillas” que me gustaría escribir… Pero dudo que hoy vaya a tener tiempo.

      Feliz finde…

  6. aslaram dijo:

    Hola.
    Descansa, que todavia te queda un arduo trabajo. No os peleeis tanto “los dos”, porque te van a salir mas moratones.
    Pasa un buen fin de semana
    Saludos

    • Alan Rulf dijo:

      ¡Si por mí no habría peleas! ¡Son ellos!

      ¡En fin! Voy a ver si me repongo con un buen fin de semana, como el que te deseo a ti.

      Saludos.

  7. Ana azul dijo:

    SERÁ INTERESANTE LEERLO TODO SEGUIDO CUANDO ACABES EL RELATO. LA VERDAD ES QUE ME ESTÁ RESULTANDO INQUIETANTE.
    YA ESTOY CON GANAS DE SABER COMO ES EL FINAL. BESOS AZULES
    ANA

  8. Esta entrada, para mí, es de las más inquietantes, el suspense es abrumador. Estaré pendiente del jueves, aunque me aten a una silla, abriré el correo sea como sea.
    Feliz “finde”
    Un abrazo

    • Alan Rulf dijo:

      De alguna forma se tiene que notar que se acerca el desenlace… 🙂 La verdad es que lo estoy disfrutando mucho… ¡Ah, no, perdón! ¡Que me duele todo el cuerpo! 😀

      Feliz “finde”…

  9. lehahiah0909 dijo:

    Bueno esto esta que arde….cuando relatabas que estabas excavando me daban ganas de ir a ayudarte…¡¡que agobio me ha entrado!! jajjjj…pero todo esta a punto…verdad?? y tu …tu como estas osito?? anda come tranquilo y no te atragantes…..

    y después una ración de besitos….muakkkkkkk

    • Alan Rulf dijo:

      ¿Qué cómo estoy? Pues, aparte de dolorido, te puedes imaginar… Mi casa parece la de Poltergeist, los vecinos conspiran contra mí, y espera que te diga dónde pasé el resto de la noche…

      Pero bueno, ya estoy en casa descansando… Claro que… con tarta y con besitos, las cosas se ven de distinta forma…

      Saludos de finde…

  10. Doradita dijo:

    Me ha dolido hasta a mí, me imaginaba justo delante de aquella puerta frente a aquel individuo y más que entrar creo que echaría a correr como una desesperada, llorando y llamando a mi mami jajajaj! Qué valiente osito, menudo portazo en las napias, qué dolor dios! y aún así, te armaste de valor para entrar y conseguir el pico y la pala….
    No me extraña que estés lleno de moratones…
    Ahora toca descansar y reponer energías…que esto está al rojo vivo…¿de quién serían aquellos pasos que se acercaron? mmm….sería aquel niño que le perseguía, y tenia intención de una vez dentro del agujero, enterrarte vivo? uffff….vaya paranoyas que me formo 🙂
    Espero impaciente…aunque, la semana que viene no estaré…me voy de vacaciones 😉 jopetas! luego me tocará retomar de nuevo el hilo…
    Te apetecen unos pastelitos?…mira qué ricos…

    Besitos dorados …muak!

    • Alan Rulf dijo:

      Yo tampoco estaré 😛 pero lo dejaré todo previsto para que nadie lo note. Seré un oso blanco de incógnito por las calles de Madrid. 😀

      Muy ricos los pastelitos, tienen muy buena pinta, pero mejor los guardo para la merienda, que acabo de comer y no me cabe nada más…

      Pásalo bien…

  11. ¡Qué miedorrrrrr!
    Un vasito de agua con azúcar y tus agujetas desaparecerán en menos de lo que dura un parpadeo. 🙂

  12. flori dijo:

    “Entonces su mirada pareció atravesarme…” con todo eso ocurriendo eres valiente, o acaso será por tu mismo estado mental. A mi me espanta!

    Un saludo 😉

    • Alan Rulf dijo:

      Ya no sé si estoy curado de espanto, o he enfermado de espanto, pero lo que está claro es que tengo que encontrar ya la solución a todo esto.

      Saludos, amiga.

  13. Hay veces que los días nos parecen taaaaan largos, y más cuando estamos impacientes en la espera de algo. Aca el día durara varios días… me comé la impaciencia. Esta espera, raya en una travesura osito. 😉
    Saludos. 😀

    • Alan Rulf dijo:

      Hace unas semanas hablamos de las novelas por entregas, y que es una faena tener que esperar. Pero estas cosas que son más largas que una simple entrada no puedo escribirlas de golpe, ni publicarlas de golpe. No tengo tiempo, y os saturaría. Seguro que seríais muchos menos los que lo leeríais.

      De todas formas, cuando esté terminado lo voy a recopilar en un documento, y se podrá leer todo de un tirón.

      Aunque alguna travesura de vez en cuando mantiene joven el espíritu. 😉

      Saludos 😀

  14. Emy Tecuento dijo:

    No pude venir a leerlo por la noche, como de costumbre, ¡pero casi me alegro!, pues es sin duda el mejor momento de toda la historia. Has conseguido que me ponga nerviosa en pleno día, y además de no estar sola en casa… ¡con eso te lo digo todo!
    Pero también me dejas llena de interrogantes…
    Si quién asesino al niño, también está muerto… ¿cómo se hará justicia?
    ¿Y qué demonios encubre la gente del pueblo?, no sé, no sé, ¡pero no me fío ni un pelo de ninguno de ellos!!

    ¡Besitos desde el cariño! 😉

    • Alan Rulf dijo:

      Quedan 5 semanas para responder a todos esos interrogantes… y a algún otro que no has puesto. 😀

      Anoche publiqué muy tarde, casi a las 12 de la noche. Si es que no tengo tiempo de nada.

      La semana que viene os compensaré publicando muy pronto.

      Saludos (desde el cariño 🙂 ).

  15. Una dijo:

    Alan, que sentiste cuando te atravesó el espíritu del niño? cuando lo he visto en películas siempre he pensado que se sentirá?. Desde luego menuda noche toledana… me duele la nariz de pensar el golpe tan horroroso que te llevaste, espero que se resuelva pronto y podamos leer el desenlace.
    Unos abrazos

    • Alan Rulf dijo:

      En ese momento estaba tan impresionado que no me di ni cuenta, pero ahora que lo dices, recuerdo que estaba frío, muy frío. Yo diría que era un frío azul, espero que se me entienda…

      Quedan 5 semanas. Esto empieza a parecerse a las series de televisión, anunciando el último capítulo de la temporada… 😀

      Saludos.

  16. Abre esos ojitos y espabilaaaa que ya es de díaaaaaaaaa!!!

    Marchando dos cafés sonrientes! con sacarina, en taza, con platillo y ..sin cucharilla…:) ya sabes lo que toca, menearlo con el dedillo! 🙂 jajajajaj!

    Feliz domingo Osito!…yo ya me tomé mi chocolate con churros..mmmmm….
    Muakkkk!

    • Alan Rulf dijo:

      Ya estaba despierto, aunque me ha venido bien. Estaba para chuparse los dedos. 🙂

      Últimamente estoy muy liado, y el ‘summum’ será esta semana. Espero, a partir de la que viene, tener más tiempo para todos vosotros.

      (Yo también quería chocolate con churros. 😦 )

      Que lo pases bien… 🙂

  17. mensnudum dijo:

    ¡¡Carambas!! ¿¿Cómo puedo conseguir el siguiente capítulo sin esperar más??

    • Alan Rulf dijo:

      ¡¡¡ JAJAJAJAJA !!!

      Me temo que no puedes, ni tú ni nadie. Pero te diré algo: Ya lo tengo escrito. 🙂 Sólo me falta darle al botoncito de publicar…

      Saludos.

      • mensnudum dijo:

        Joup 😦

        Mis hijos lo hacen mejor, les imito lo mejor que puedo; pleeeeeeeeeease….

      • Alan Rulf dijo:

        Nada, nada, no cuela.

        Si la pusiera, luego necesitaría otra para el jueves, y no me daría tiempo. 😀

      • gaviotasinamor dijo:

        Pues dale ya osito que más da ajajajajaaa te gusta mucho intrigrarnos jooo ¿has terminado ya el alienista?

      • Alan Rulf dijo:

        Intrigar es lo más divertido de escribir. 😀 No puedo aumentar el ritmo. Es que prefiero dormir algunas noches… 😛

        El Alienista lo terminé, ya no recuerdo qué día (¿no te lo dije? Pensaba que sí).

        Me dio rabia, porque ese libro lo habría disfrutado mucho más de haber podido leerlo en menos tiempo. Ahora, y al menos durante dos semanas, no me planteo empezar nada nuevo.

        Saludos intrigantes…

  18. annefatosme dijo:

    Hay en esta entrada una mezcla de sueño y vigilia. Es real y espectral, de allí esta inquietud, este desasosiego que se adueñan del lector…o por lo menos de esta lectora.
    Un abrazo,

  19. mensnudum dijo:

    Alan, hoy es jueves, ¿no te has enterado que esta semana se ha modificado el calendario? Ha salido en todas las noticias, será que estás muy enfrascado en tu trabajo. Te lo digo para que publiques, hoy es jeuves…te ayudo, nada más 😉

    ¿Ha colado? ¿No? joooooooo, que quiero seguir un pasito más…

    Propongo votaciones; ¿quien quiere que publique ya?

    ¿A favor? Todos.

    😉

    • Alan Rulf dijo:

      ¿Ya es jueves? Si es que tengo un despiste…

      Aparte de despiste, tengo una mala noticia, hasta el sábado no lo podré poner. Tendréis que esperar a pasado mañana…

      Me encanta tu “democracia real en los ‘blogs’ ya”.

      Saludos.

    • Alan Rulf dijo:

      De todas formas, aunque se hubiera modificado el calendario realmente, seguro que tampoco me habría enterado. Si es que estoy que no estoy…

  20. Qué emocionante!! y así nos dejas????!!!!!!

Los comentarios están cerrados.